Ir al contenido principal

Héctor José Cámpora ,"el tio"

Héctor José Cámpora

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Héctor José Cámpora
Héctor José Cámpora
Héctor José Cámpora

25 de mayo13 de julio de 1973
Vicepresidente Vicente Solano Lima
PredecesorAlejandro Agustín Lanusse (de facto)
SucesorRaúl Lastiri

Datos personales
Nacimiento26 de marzo de 1909
Bandera de Argentina Mercedes, Argentina
Fallecimiento19 de diciembre de 1980 (71 años)
Bandera de México Cuernavaca, México
PartidoJusticialista
Profesiónodontólogo
Héctor José Cámpora (Mercedes, Buenos Aires, Argentina, 26 de marzo de 1909 - Cuernavaca, México, 19 de diciembre de 1980), llamado afectuosamente El Tío, fue un político y odontólogo argentino. Fue presidente de la Nación durante 49 días.

 Primeros años

Nacido en la ciudad de Mercedes, nieto de inmigrantes italianos, fue el cuarto hijo de Pedro Cámpora (1856-1921) y de su segunda esposa Juana Demaestre. Su padre tenía cuatro hijos más de un matrimonio anterior. Héctor quizo estudiar medicina en Rosario, pero no pudo ingresar y optó por cursar la carrera de Odontología en la Universidad Nacional de Córdoba. Su vocación política lo llevó a convertirse en dirigente estudiantil, aunque sin adherir a ningún partido. Se radicó en San Andrés de Giles, donde se casó en 1937 con María Georgina Cecilia Acevedo Pérez, apodada "Nené" (1917-1994) y formó una familia, ejerció su profesión, fundó y presidió un club deportivo de extracción popular (Club Almafuerte) y fue intendente en el período 1944-1945. En San Andrés de Giles ocupó también el cargo de concejal municipal en el período 1965-66.

[editar] Su primera etapa en la política

En 1944 fue designado comisionado municipal por el gobierno surgido del golpe militar del 4 de junio de 1943 y conoció a Juan Domingo Perón. Luego integró un agrupamiento independiente que, junto al laborismo y los radicales agrupados en la Junta Renovadora, contribuyó al triunfo electoral de Perón en 1946.
El diputado Campora junto a Perón y Hortensio Quijano en 1946.
Fue electo diputado en las elecciones generales de 1946 y presidió la Cámara de Diputados entre 1948 y 1952.
Al iniciarse el período de sesiones de 1953 Cámpora tomó conocimiento que no sería reelegido en ese cargo y le pidió a Perón que interviniera en su favor, pero éste se negó a hacerlo.[1] El propio Cámpora atribuyó su desplazamiento a una maniobra del Secretario de Asuntos Políticos de la Presidencia de la Nación Román Alfredo Subiza.[2]
En ese mismo año fue enviado como embajador plenipotenciario en gira a recorrer 17 países y, a su regreso, se reintegró a su puesto de diputado. Al producirse el 16 de septiembre de 1955 el golpe de estado de la autoproclamada Revolución Libertadora Cámpora se mantuvo oculto durante unos días, luego se presentó en el Departamento de Policía y quedó detenido.[3] Fue procesado por corrupción y malversación de fondos, así como también bajo la acusación de haberle entregado como legislador a Perón facultades extraordinarias prohibidas por la Constitución Nacional. Mientras seguían sus procesos fue trasladado al penal de Ushuaia junto a otros presos políticos. En 1956, él y un grupo de peronistas se fugaron de la prisión y lograron exiliarse en Chile. Más tarde volvió a la Argentina, una vez cerradas sus causas judiciales, y se dedicó a diversas ocupacione
Segunda etapa en la política
En 1971 Perón lo designa como su delegado personal, en reemplazo de Jorge Daniel Paladino. En tal carácter, llevó a cabo con éxito el plan para el retorno al poder en 1973, tras el fracaso de la Revolución Argentina y con la apertura que proponía el entonces presidente General Alejandro Agustín Lanusse. Éste buscaba una concertación cívico militar que integrara al pueblo y a las masas peronistas con las Fuerzas Armadas, en un gobierno conducido por militares, idea que llevaba el nombre de Gran Acuerdo Nacional (GAN), el cual no prosperó.
Cámpora logró todos los objetivos que allanaron las condiciones para el retorno triunfal del peronismo, y de Perón a la legalidad y a la escena política. Reorganizó el movimiento, creando la rama juvenil (que representaba el creciente peso de la izquierda peronista, en particular la organización político-militar Montoneros) y logrando la afiliación masiva en todos los sectores. El peronismo integró junto con otros partidos un espacio de diálogo que denominaron "La Hora del Pueblo", uno de cuyos objetivos era la de unificar las acciones políticas frente al gobierno militar, en tanto que al mismo tiempo cerraba acuerdos con otros partidos políticos más pequeños, para integrar un frente electoral que inicialmente se llamó "Frecilina" (Frente Cívico de Liberación Nacional) para luego tomar la denominación de Frente Justicialista de Liberación Nacional (FreJuLi). Aceitó acuerdos con el sector empresario, a través de la Confederación General Económica, dirigida por José Ber Gelbard. Además, logró el primer retorno de Perón en 17 años con total éxito, protegiendo la seguridad física de El General e inclusive se encargó de agenciarle una residencia en el país. En ese lugar Perón se entrevistó con Ricardo Balbín y le ofreció presentar una fórmula común que el mismo rechazó.[4]
Tras el alejamiento de Paladino, a quien originalmente se le ofreció el cargo de Presidente, Perón desde el exilio en España tomó la decisión de que Cámpora fuera el candidato para Presidente de la Argentina por el peronismo,[5] dado que por la proscripción él no podía presentarse. El armado apuntaba a que el próximo Presidente eliminara la proscripción, para que Perón pudiera retornar al país y luego de la renuncia, se llamaran a elecciones. De ahí, se barajaron tres posibilidades: Cámpora, Benítez y Taiana. Su decisión se basó en que Cámpora era el más acorde a sus pretensiones. Cuenta Jorge Antonio (amigo de Perón que compartía el exilio) que Perón prefería a Taiana, pero el consuegro era Julio Rodolfo Alsogaray comandante en jefe del ejército, quien lo dominaría.[cita requerida]
Héctor Cámpora se presentó en las elecciones de marzo de 1973 como candidato a presidente de Argentina por el FreJuLi. Llevó como vicepresidente a Vicente Solano Lima, del Partido Conservador Popular, desgajamiento del antiguo conservadurismo de la Provincia de Buenos Aires.
Ganó las elecciones con más del 49.5% de los votos. El líder radical, Ricardo Balbín, había salido segundo con un 21,3%, y, como el FreJuLi no había obtenido más del 50% de los votos tenía que realizarse un ballotage entre la primera y segunda fuerza. Sin embargo, Balbín reconoció la victoria de Cámpora y renunció al ballotage.


  
 Presidencia
Cámpora asumió el 25 de mayo de 1973, dándose así por finalizado el período dictatorial de la autoproclamada Revolución Argentina. Acudieron al acto de investidura, entre otros, el entonces presidente socialista de Chile, Salvador Allende, y el de Cuba, Osvaldo Dorticós. En la tradicional Plaza de Mayo, se concentraron para recibirlo más de un millón de personas.
Ese día, Cámpora, custodiado a la par de cientos de seguidores, asumió la Presidencia y en su discurso inaugural dijo:
"Abrigo la esperanza de dar término a mis funciones acompañado por el afecto de mis compañeros y de mis amigos, y el respeto de mis adversarios. Sé que he de lograrlo, como ha sido hasta ahora, porque trataré, con honestidad, de hacer lo que el Pueblo quiere"
Héctor J. Cámpora (derecha) y Salvador Allende el 25 de mayo de 1973
Ese 25 de mayo de 1973, el caos también se apoderó de las calles: hubo dos muertos y varios heridos, entre varios desmanes públicos.

[editar] Cambios en la cúpula de las Fuerzas Armadas

Una vez asumido el cargo de Presidente de la Nación, realizó cambios en los mandos de las Fuerzas Armadas de su país. En el Ejército Argentino fue designado comandante el Teniente General Jorge Raúl Carcagno,[6] en la Fuerza Aérea Argentina fue nombrado como titular el Brigadier General Héctor Luis Fautario,[7] mientras que el Almirante Carlos Álvarez fue designado como nuevo jefe de la Armada de la República Argentina.[8]

[editar] Liberación de Presos en Villa Devoto

Al caer la tarde del 25 de mayo rodeó la cárcel de Villa Devoto una multitud integrada por manifestantes que habían estado en la Plaza de Mayo, a los que sumaron familiares de los presos así como simpatizantes del Ejército Revolucionario del Pueblo que no habían estado en aquella plaza. A las 20 horas eran unas 30.000 personas y estaban también Abal Medina y varios diputados de distintos partidos políticos. El gobierno prefería promover la ley de amnistía que había prometido durante la campaña electoral más que recurrir al indulto y aparecer cediendo a una presión pero, sobre todo, quería evitar reprimir a los manifestantes.[9] A todo esto los presos políticos habían comenzado a controlar la cárcel. Abal Medina habló a la multitud tratando de calmarla reiterando la promesa de liberación y pidió, sin resultado, que se desconcentraran. Luego, desde los muros de la cárcel donde estaba detenido, les habló el dirigente del ERP Pedro Cazes Camarero pidiendo que no se fueran. A las 20:45 Cazes Camarero y Fredy Ernest, de Montoneros, hablaron con la multitud diciéndoles que habían dado 40 minutos de plazo a las autoridades para que dieran una definición, y a las 21 hs. Abal Medina les anunció que la liberación sería esa misma noche.
Mientras en la Casa Rosada se preparaba un decreto de indulto, en la cárcel se levantó un acta haciendo constar que los presos eran liberados "bajo responsabilidad" de los siete diputados allí presentes y los beneficiados comenzaron a salir del penal junto con buena parte de los presos comunes que aprovecharon la confusión reinante.[10] La liberación de presos políticos se realizó también en algunas cárceles del interior del país que vivieron la misma situación. La liberación incluyó presos políticos ubicados desde la extrema izquierda a la extrema derecha, pero por sobre todo miembros de organizaciones armadas condenados por jueces comunes y otros por la Cámara Federal en lo Penal (creada en 1971), por delitos tales como homicidios, atentados con explosivos, toma de comisarías y pueblos, etc. Algunos juristas consideraban a la Cámara Federal Penal una comisión especial de juzgamiento prohibida por la Constitución Nacional y la denominaban despectivamente "Camarón"[11]
Durante el gobierno de Cámpora y el de Perón sus miembros fueron perseguidos, y varios de ellos asesinados por aquellos presos liberados en esta amnistía. Posteriormente se dio a conocer el decreto de indulto que legalizaba las liberaciones y el 27 de mayo se sancionó la ley 20.508 que comprendía a los autores de delitos políticos así como "los cometidos con motivo o en ocasión de una huelga, un paro, ocupación de fábrica u otra medida de fuerza o para servir a estos"[12] y disponía que "en razón de la amnistía que se concede nadie podrá ser interrogado, investigado, citado a comparecer ni obligado a soportar ninguna molestia"[13]
Héctor J. Campora con la banda presidencial

[editar] Otros actos destacados de su presidencia

El 28 de mayo Argentina reanudó las relaciones diplomáticas con Cuba, interrumpidas por el gobierno militar, y comenzó a proveer a ese país de productos alimenticios e industriales para romper el bloqueo estadounidense.
Designó a José López Rega como ministro de Bienestar Social, Jorge Otero en el Ministerio de Trabajo, Esteban Righi como ministro del Interior y a Jorge Taiana en el Ministerio de Educación. Como Ministro de Economía nombró a José Ber Gelbard, presidente de la Confederación General Económica, que procuró establecer un pacto social entre la Confederación General del Trabajo, el empresariado nacional y el Estado, lo que incluía un aumento de salarios y el congelamiento de precios. Se retornó a los lineamientos económicos de los anteriores gobiernos de Perón, con una política nacionalista, estatista y distribucionista.
El 20 de junio de 1973, al regresar Perón al país, tiene lugar la llamada Masacre de Ezeiza, donde una emboscada de la derecha peronista desde el palco de honor, arremete contras las columnas que venian a reencontrarse con su líder dejando un saldo de 13 muertos y 365 heridos.[14]
Estandarte Presidencial
Ministerios del Gobierno de
Héctor J. Cámpora
CarteraTitularPeríodo

Ministerio del InteriorEsteban Righi25 de mayo de 197313 de julio de 1973

Ministerio de Relaciones
Exteriores y Culto
Juan Carlos Puig25 de mayo de 197313 de julio de 1973

Ministerio de Hacienda
y Finanzas
José Ber Gelbard25 de mayo de 197313 de julio de 1973

Ministerio de Cultura
y Educación
Jorge Alberto Taiana25 de mayo de 197313 de julio de 1973

Ministerio de Bienestar SocialJosé López Rega25 de mayo de 197313 de julio de 1973

Ministerio de Defensa NacionalÁngel Federico Robledo25 de mayo de 197313 de julio de 1973

Ministerio de JusticiaAntonio J. Benítez25 de mayo de 197313 de julio de 1973

Ministerio de TrabajoRicardo Otero25 de mayo de 197313 de julio de 1

 Renuncia y actuación posterior

Cuando Perón expresó su voluntad de volver a ejercer la primera magistratura del país, Cámpora y Solano Lima renunciaron a sus cargos el 13 de julio de 1973, siendo ocupado su cargo por el presidente de la Cámara de Diputados, Raúl Lastiri. Éste llamó nuevamente a elecciones, resultando elegidos como presidente y vicepresidente —con más del 60% de los votos— el general Perón y su esposa, María Estela Martínez de Perón. Cámpora se desempeñó algún tiempo como embajador en México y luego regresó sin cargos a la Argentina.
Su cercanía con la izquierda peronista lo enfrentó con la derecha partidaria, liderada por el propio Perón. Luego del acto donde Perón insulto y echo de Plaza de Mayo a los sectores de izquierda, Cámpora fue echado del partido a causa de sus ideas revolucionarias y la liberación de presos políticos sucedida durante su mandato.
Al producirse el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976 debió refugiarse en la embajada de México en Buenos Aires. Permaneció allí por más de tres años hasta que, ya gravemente enfermo de cáncer, el gobierno militar le permitió viajar hacia México, donde fue bienvenido por el presidente José López Portillo y finalmente murió poco después en la ciudad de Cuernavaca. Una autopista de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y un salón del Honorable Senado de la Provincia de Buenos Aires, llevan su nombre en su homenaje. Sus restos fueron repatriados en 1991 y sepultados en el cementerio de San Andrés de Giles.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COLOMBIA,LA APUESTA DE LOS BARBAROS

COLOMBIA LA APUESTA DE LOS BARBAROS Por Jorge Luis Ubertalli Desde los “Pájaros” del Valle y Caldás, los “Aplanchadores” de Antioquia, los “Penca Ancha” de las sabanas de Sucre y la “Policía Chulavita” de Boyacá, engendrados en los años 50 del pasado siglo, los paramilitares colombianos, fuerza de choque de la reacción, apadrinados por los EE.UU. y aunados a las fuerzas represivas oficiales y a los grandes terratenientes devenidos en narcotraficantes, a las multinacionales petroleras y otros emprendimientos capitalistas legales o ilegales, se constituyeron en azote del pueblo. Hoy, guardias blancas como las “Aguilas Negras” y otros grupos, discípulos a su vez de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), conformadas a mediados del 90 por bandas paramilitares de los 32 departamentos de Colombia, recrean sus masacres y amenazas frente a la actualidad de paz y lucha política, forma principal de la lucha de clases, que se instala en el país. El proceso de pacificación de Colom…

Militantes del Peronismo Revolucionario uno por uno. por Roberto Baschetti,

militantes del peronismo revolucionario uno por uno SINIGAGLIA, Roberto Juan Carmelo.
Roberto era hijo de un ex cónsul italiano, oficial retirado del ejército de su país y fascista asumido públicamente. Inclusive de jovencito a él, no le disgustaba dicha mirada político-social del mundo y se apasionaba con su lectura preferida, los aforismos de Nietzsche. Pero en la vida todo cambia. En 1955, Roberto hizo el servicio militar obligatorio y un año más tarde dio su apoyo a la sublevación fallida del General Juan José Valle, lo que le valió un tiempo de persecución y cárcel. Y en ese momento de encarcelamiento, conoció a un militante peronista de fuste: César Marcos (ver su registro) que le hizo comprender las cosas, proporcionándole una lectura de la realidad, vista de una manera diferente a la que acostumbraba hasta entonces. Su amigo y compañero de militancia gremial, el Dr. Eduardo Luis Duhalde, da su semblante: “Roberto, por su parte, era un bohemio capaz de ver amanecer en una mesa d…

1955, EL COMIENZO DE LA DESTRUCCIÓN NACIONAL

16 DE SEPTIEMBRE DE 1955, EL COMIENZO DE LA DESTRUCCIÓN NACIONAL
“No dejen que Argentina se convierta en potencia. 

Arrastrará tras ella a toda América Latina”

Winston Churchill 
Yalta 1945.

"La caída del tirano Perón en Argentina es la mejor reparación al orgullo del Imperio y tiene para mí tanta importancia como la victoria de la segunda guerra mundial, y las fuerzas del Imperio Inglés no le darán tregua, cuartel ni descanso en vida, ni tampoco después de muerto.

Winston Churchill
Discurso en la Cámara de los Comunes 1955.
¨...la Argentina había demostrado ante el mundo su asombrosa capacidad con alto grado de desarrollo industrial y avanzada tecnología, exhibida tan solo con la construcción de un avión a reacción - el “Pulqui”- convirtiéndose así en líder del Tercer Mundo.

Esto hacia que Argentina, con diez años más de gobierno PERONISTA se convertiría en el líder industrial de Iberoamerica, por ese motivo era necesario su derrocamiento.


Si Argentina mantuvo aun así,su alto nivel de ind…