Ir al contenido principal

¡¡TUCUMAN...AZO!!!







LA RESISTENCIA Y LAS PROTESTAS EN LA PROVINCIA DE TUCUMAN
AÑOS/60/70
Introducción:
Para quienes estudiamos la protesta en la Argentina entre fines de los años sesenta y principios de
los setenta y su relación con la radicalización política, la provincia de Tucumán aparece como un
espacio casi paradigmático de convergencia y articulación entre ambos procesos. Igual que las
provincias de Córdoba y Santa Fe, Tucumán nos ofrece, al menos primera vista, un escenario
donde la ofensiva capitalista modernizadora que se implementó desde el estado autoritario a
partir de 1966 desató un ciclo de protestas que incluyó importantes episodios de “lucha de calles”
con altísimos contenidos de “violencia” y en los que confluyeron obreros, estudiantes, vecinos,
sacerdotes radicalizados y activistas revolucionarios. Esta evidencia ha llevado a la mayoría de
los analistas del período a describir los episodios de protesta ocurridos en la ciudad de San
Miguel de Tucumán durante noviembre de 1970 y junio de 1972 como parte de la ola de
estallidos populares ocurridos en el interior del país a partir del Cordobazo y que tuvieron un rol
fundamental tanto en la retracción del régimen de la Revolución Argentina como en la expansión
de una dinámica política centrada en la acción directa de masas y en la lucha armada.
Si bien para muchos analistas la definición de estos episodios como Tucumanazos no
tiene más que resonancias descriptivas y epocales, para otros la categoría de “azo” que se le
adscribe a ciertos estallidos populares ocurridos a partir de 1969 encierra cualidades y
características específicas que transforman a dichos acontecimientos en momentos
conceptualmente significativos y distintivos para el análisis político y social del período, en tanto
manifestaciones de un proceso social más profundo vinculado a la formación de una fuerza social
revolucionaria.

1 Para esta corriente de interpretación, en consecuencia, no todas las explosiones
populares ocurridas en el interior del país a partir de 1969 y usualmente conocidas como “azos”
merecen definirse como tales. En particular, los trabajos realizados por los investigadores del
CICSO

2 han avanzado en el análisis pormenorizado y comparativo de este tipo de episodios al
punto de plantear una tipología que distingue los llamados “azos” de las “puebladas”. En esta
tipología los “azos” serían aquellas insurrecciones que dan cuenta de un momento particular del
conflicto de clases en la Argentina que se distingue por la centralidad que en ellos tuvieron
1

Crenzel, Emilio, El Tucumanazo, CEAL, Buenos Aires, 1991; Balvé y Balvé, El 69. Huelga política de masas,
Contraopunto, Buenos Aires, 1989; Bonavena, Pablo et all,

La guerra civil en la Argentina....; Lidia Aufgang, Las
puebladas: dos casos de protesta social. Cipolletti y Casilda

, CEAL, Bs. As., 1989; Kotler, Rubén, “El Tucumanazo,
los Tucumanazos, 1969-1972. Memorias enfrentads: entre lo colectivo y los individual”, ponencia presentada en las
XI° Jornadas Interescuelas/Departamentos de Historia

CISCO

Centro de Investigaciones en Ciencias Sociales, Argentina. este Centro fue dirigido por Beba Balvé.
fallecida 11/12/2009. (CF LVDP2012)
2
sectores proletarios con altos niveles de conciencia y con tendencia hacia un tipo de acción
independiente de la clase obrera. Las “puebladas”, por su parte, serían aquellas insurrecciones en
las que se observa el predominio de intereses urbano-corporativos por sobre el conflicto de
clases.

3 Desde esta mirada, que pretende superar las definiciones meramente descriptivas de las
protestas ocurridas en el interior del país durante este período tan convulsionado de nuestra
historia nacional, los fenómenos de protesta ocurridos en Tucumán en noviembre de 1970 y junio
de 1972 también han sido definidos como “azos” y, en consecuencia, como manifestación del
conflicto de clases y protagonizados por sectores proletarios con altos niveles de conciencia.

4
Esta tipología tiene la virtud de resaltar la importancia de estudiar las diferencias
cualitativas que en muchos casos distinguen a un conjunto de protestas presentadas, las más de la
veces, como fenómenos conceptualmente homogéneos. No obstante, los criterios propuestos para
diferenciarlas resultan demasiado rígidos para captar la diversidad de conflictos, actores,
dinámicas, trayectorias y sentidos en juego en cada caso, así como para repensar en su conjunto el
ciclo de protestas ocurridas en el interior del país y su relación e incidencia sobre la dinámica
política nacional. A su vez, la tipología presentada sigue estando muy ligada al peso simbólico
que el Cordobazo ha impuesto sobre el resto de las acciones de masas ocurridas en el interior del
país, en particular sobre aquellas en donde se evidencia la presencia de sectores obreros y
sectores juveniles radicalizados.
Con la intención de avanzar en una dirección que de cuenta de modo más preciso las
particularidades que encierran los llamados “azos” ocurridos durante los tempranos setentas, este
trabajo pretende ser una aproximación preliminar al estudio de los “tucumanazos” desde una
mirada menos influenciada por el peso simbólico del modelo cordobés y por la necesidad de
buscar un sentido único y primordial a este tipo de episodios

5. Una lectura más pormenorizada
3

Balvé y Balvé, op cit, y Aufgang, Lidia, op cit.
4

Dentro del mencionado CICSO es en particular Emilio Crenzel quien ha estudiado más en detalle el proceso
Tucumano. En su libro

El Tucumanazo, op cit, este autor define al ciclo de “azos” que se abre hacia 1969 como el
lugar donde “se expresa una iniciativa de carácter proletario inmersa en un movimiento de oposición política bajo la
forma de lucha de calles”

..
5

Para el caso del Cordobazo, por ejemplo, mientras muchos autores intentan buscar el sentido último de dicha
protesta, Mónica Gordillo y Brennan resaltan la multiplicidad de sentidos que encierra el acontecimiento al definirlo
como una revuelta urbana, como un movimiento antidicatorial y como un movimiento insurreccional. Ver Mónica
Gordillo y James Brennan, “Working Class Protest, Popular Revolt, and Urban Insurrection in Argentina: The 1969
Cordobazo”. Journal of Social History

,1994 27(3): 477-498 y Brennan James, El Cordobazo. Las guerras obreras en
Córdoba

, Bs As, Sudamericana, 1996. Mi propia reconstrucción de los casos de las protestas ocurridas en Genral Roca y
en Trelew en junio y octubre de 1872 respectivamente apunta a mostrar la multiplicidad de sentidos encerrados en estos
acontecimientos. Ver Ramirez, Ana Julia, “Las mediaciones locales de la protesta. El caso del Trelewazo de octubre
1972”, en

Sociohistórica- Cuadernos del CISH, # 19/20, Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, UNLP,
mayo 2008, Prometeo/FHCE-UNLP, ISSN: 1514-0113, y “Las Puebladas en la Argentina de los setentas. El caso de
General Roca (julio de 1972)” ponencia presentada en las

I Jornadas de Investigación y Debate sobre Historia
Reciente

, Rosario, Octubre 2003
3
de los “azos” tucumanos, por otra parte, pone de manifiesto que los mismos pueden cobrar un
nuevo sentido a la luz de la historia más amplia de la conflictividad política y social en la región.
Mi objetivo, en consecuencia, es analizar las protestas tucumanas a lo largo de un período más
amplio de tiempo para ver el modo particular en que una arraigada tradición de lucha obrera se
insertó en el ciclo de protesta abierto por el Cordobazo y las transformaciones que la misma
sufrió al calor de los cambios estructurales de la economía regional y del proceso de
radicalización política más general que signó la vida nacional a partir de fines de los años
cincuenta y de modo más acelerado a partir de la instauración de la Revolución Argentina en
1966. Por esta misma razón, en esta ponencia me voy a centrar más detalladamente en las
protestas ocurridas en la provincia de Tucumán durante el período 1965-1969; un período menos
trabajado por la bibliografía existente pero de particular relevancia para alcanzar una
comprensión más acabada no sólo de los “tucumanazos” posteriores sino también del lugar que la
provincia de Tucumán ocupó en el proceso nacional.
La provincia de Tucumán y la industria azucarera
Como lo remarca Mark Healey en su artículo “El interior en disputa”

6, a partir de mediados de los
años cincuenta y durante la década del sesenta el interior de nuestro país adquirió gran
centralidad en los discursos y proyectos políticos ensayados desde el estado. Según este autor,
este fenómeno estuvo fuertemente vinculado al predominio de las ideas desarrollistas en cuyo
seno adquirió renovado vigor la imagen del país fracturado por la coexistencia de sectores
modernos y sectores tradicionales. Esta visión de “dos Argentinas” se correspondía con una clara
división geográfica entre las regiones del Litoral, identificada como una zona próspera y
cosmopolita (que incluía, además de la ciudad portuaria de Buenos Aires y la región pampeana,
los centros urbanos e industriales de las provincias de Santa Fe y Córdoba fundamentalmente) y
un Interior visualizado como tradicional y criollo, y por lo tanto también retrógrado para los
abanderados de la modernización. Si bien en tal percepción Tucumán compartía con muchas otras
provincias las cualidades “tradicionales” o “subdesarrolladas”, su particularidades e importancia
en el concierto nacional la convertían en símbolo y paradigma del modelo a erradicar.
Luego de su crisis como centro de una estructura virreinal desaparecida, hacia fines de
siglo XIX la provincia de Tucumán encontró en el azúcar un cultivo rentable y de creciente
demanda que signará su historia hasta nuestros días. La compenetración de la elite local con la
incipiente producción azucarera y su integración al bloque de poder que se consolidó a nivel
nacional hacia 1880 hicieron que esta industria se expandiera rápidamente por todo el territorio
6

Healey, Mark, “El interior en disputa: proyectos de desarrollo y movimientos de protesta en las regiones
extrapampeanas”, en James, Daniel (comp..),

Nueva Historia Argentina, Sudamericana, Tomo IX, Bs.As., 2003
4
provincial en base a un fuerte apoyo del estado nacional en forma de generosos créditos y
subsidios para la radicación y tecnificación de los ingenios y de tarifas arancelarias favorables a
la producción local

7. Como consecuencia de este impulso inicial, la industria azucarera pronto se
hizo hegemónica en todo el territorio provincial, desplazando a los demás cultivos existentes y
convirtiendo a la provincia en el principal centro monoproductor de azúcar para el mercado
interno. La creciente demanda de trabajo generada por esta industria en expansión, por otra parte,
convirtió a Tucumán en un centro agro-industrial receptor de población proveniente de las
regiones linderas del Noroeste del país

8, y aceleró un proceso de creciente urbanización que
resultó en la modernización de su ciudad capital y en el surgimiento de pueblos y ciudades
menores que crecían a la vera de extensos montes cañaverales y al compás de las necesidades de
las pujantes factorías azucareras –ciudades, pueblos y colonias “de ingenio” que le dieron a la
provincia su típica fisonomía semi-urbana, semi-rural, y a su vida comunitaria una modalidad
particular.

9
Asimismo, a partir de fines de la década de 1920 la implementación de un sistema de
regulación de la venta de la caña de azúcar que protegía a los productores independientes
permitió la expansión y consolidación del minifundio cañero en esta provincia.

10 Si bien ello no
7

Jorge Schvarzer La Industria que supimos conseguir, Ediciones Cooperativas, Bs. As, 2000; Daniel J Santamaría,
Azúcar y Sociedad en el Noroeste Argentino

, IDES, Bs. As, 1986; Alejandro Rofman y Luis Alberto Romero,
Sistema socioeconómico y estructura regional en la Argentina

, Amorrortu, Buenos Aires, 1997. A pesar de las
sistemáticas fluctuaciones del mercado que llevaron a esta industria a sufrir crisis periódicas, la producción en su
conjunto experimentó un proceso de constante crecimiento desde su nacimiento hasta 1948-49, fecha a partir de la
cual comenzó a disminuir sensiblemente la tasa empleo y de rendimiento de la industria.. No obstante ello, la
protección estatal y algunos ciclos comerciales favorables permitieron que en montos netos la producción azucarera
siguiera creciendo, sobre todo, en base a la tecnificación de los ingenios y a la expansión de la producción de caña en
pequeñas parcelas de tierras marginales. Este proceso de crecimiento de la producción local, en el marco de una
producción internacional también en expansión, llevó a la industria azucarera a su última crisis de superproducción
en 1965.
8

Pablo Cristian Paolasso, Los cambios en la distribución espacial de la población en la provincia de Tucumán
durante el siglo XX

, Tesis doctoral, Facultad de Filosofía y Letras, UNT, 2004.
9

Ver Oscar Pavetti, “Azúcar y Estado en la década de 1960”, en Luis. M Bonano (coordinador) Estudios de Historia
Social de Tucumán,

Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Nacional de Tucumán, Tucumán, 2001. Para la
particular integración socio-cultural producida por este tipo de estructura productiva ver Lucía Mercado,

El
GalloNegro. Vida, pasión y muerte de un ingenio azucarero

, Santa Lucía, Tucumán, 1997; Yolanda Orquera,
“Azúcar amargo y campo cultural: Tucumán 1966-1976”, ponencia presentada en las

XI° Jornadas
Interescuelas/Departamentos de Historia

, Tucumán, septiembre 2007; Karina A. Bidaseca, “Nómades sin tierra. De
hombres y mujeres poblando León Rougés”, tesis de Maestría en Ciencias Sociales, UBA, 2002
10

La expansión del minifundio cañero tiene un hito fundamental en el arbitraje del presidente Alvear del año 1927,
conocido como el laudo Alvear, a partir del cual la mediación presidencial en el conflicto entre los cañeros
independientes y los ingenios determinó que un 43% de la caña manufacturada por los ingenios debía ser comprada a
los productores independientes a un precio que se fijó en el 50% del valor del azúcar en plaza en la Capital Federal.
Para un análisis más pormenorizado del proceso de consolidación del minifundio en esta provincia ver Norma
Giarraca y Susana Aparicio, “ Los campesinos cañeros en los nuevos escenarios económicos”, en N. Giarraca, S.
Aparicio, Carla Gras y Leandro Bertoni,

Agroindustrias del Noroeste, el papel de los actores sociales, La Colmena,
Bs.As., 1995; Francisco Delich,

Tierra y conciencia campesina en Tucumán, Signos, Bs.As, 1970; Juan O.Taire,
Azúcar para el Monopolio

, Ediciones del Pago Chico, Bs.As., 2006 (primera edición 1969), Santamarina, op. cit.; S.
Sigal, “Crisis y conciencia obrera: la industria azucarera tucumana”, en

Revista Latinoamericana de Sociología, N°3,
1970.
5
significó que los ingenios tucumanos relegaran totalmente su actividad específicamente agrícola,
manteniendo muchos de ellos grandes extensiones de tierra para la producción de caña, para
finales de la década del sesenta alrededor del 80% de la materia prima provenía, en esta
provincia, de las pequeñas y medianas propiedades rurales.

11 La existencia de una “clase media
rural” o “clase campesina”, según los distintos analistas, diferenciaba a Tucumán de otras zonas
productoras de azúcar, como Salta y Jujuy, donde predominaba el latifundio propiedad de los
ingenios. La estacionalidad del proceso de producción de la caña, por su parte, generaba una gran
demanda de mano de obra durante los períodos de zafra. El trabajo temporario, tanto en la
cosecha como en las fábricas, ocupaba a obreros golondrina provenientes en su gran mayoría de
provincias vecinas (de Santiago del Estero principalmente) y en menor medida de países
limítrofes (sobre todo de Bolivia).
La protección y regulación de la producción azucarera alcanzó su punto más alto a
mediados de los años 1940 con el advenimiento del peronismo y el afianzamiento de un modelo
de acumulación “distributivo” favorable a los sectores del trabajo y a la pequeña y mediana
industria nacional. En este marco se reforzó la regulación sobre esta industria con la creación del
Fondo Regulador de Azúcar, a la vez que desde el estado se estimuló la organización sindical de
los obreros, se incrementaron los salarios, se promulgaron importantes leyes laborales de
protección al trabajo, sobre todo fabril pero también rural, y se desarrollaron políticas
asistenciales de gran alcance.

12 En consonancia con el resto del país, en consecuencia, el
advenimiento del peronismo, y con él la conformación de la Federación Obrera de la Industria
Azucarera (FOTIA) en 1944, marcó un punto de inflexión fundamental en la vida de los
trabajadores azucareros tucumanos que, a partir de esta fecha adquirieron plena ciudadanía y se
convirtieron en la columna vertebral del movimiento sindical y del peronismo en Tucumán -la
provincia, por otra parte, más peronista de la república Argentina, a decir de Rubinstein.

13
11

Según la mayoría de los estudios consultados, para fines de la década de 1960 en Tucumán había entre 19.000 y
22.000 explotaciones azucareras en manos de productores independientes, de las cuales el 51% tenían menos de
3has., el 42% tenían entre 3 y 16has., y el restante 7% tenían más de 16has. En su conjunto, estos productores
independientes producían el 80% de la caña manufacturada por los ingenios. Para más detalles ver la bibliografía de
la nota anterior.
12

Para un análisis detallado del surgimiento de la FOTIA y su relación con Perón ver Gustavo Rubinstein, “El
movimiento obrero tucumano y el primer gobierno peronista: la FOTIA y su vínculo con Perón

, Tesis de Maestría,
Universidad Internacional de Andalucía, 1999. Entre las medidas más importantes avanzadas por el peronismo en el
terreno laboral y más allá de los aumentos salariales y la implementación de los convenios colectivos, se encuentran
el salario mínimo, el salario familiar, el aguinaldo, la atención médica gratuita, vacaciones pagas, lecha para los hijos
menores, abastecimiento de agua obligatoria para las colonias de ingenios, servicios sanitarios en los ingenios, entre
otras medidas. Ver también, Ariel Osatinky, “Los empresarios azucareros tucumanos frente a las reformas laborales
del primer peronismo, 1943-1949”, ponencia presentada en el

5° Congreso Nacional de Estudios del Trabajo, agosto
2001.
13

Gustavo Rubinstein, op cit..
6
Esta estructura productiva monoproductora, fuertemente protegida y regulada, y
socialmente diversificada comenzó a mostrar signos de agotamiento hacia fines de los 40, cuando
se hizo evidente una retracción en el mercado de trabajo y un descenso pronunciado de la tasa de
rentabilidad de la industria.

14 A pesar de ello, no fue hasta el derrocamiento de Perón en 1955 que
comenzaron los intentos por desmantelarla, lo que, en el caso de Tucumán, implicaba la
reconversión de la economía de la provincia en su conjunto. Estos intentos fueron resistidos por
los sectores populares, especialmente por los obreros organizados en la FOTIA y por los
pequeños cañeros organizados a su vez en la Unión de Cañeros Independientes de Tucumán
(UCIT), fundada en 1945.

15 La resistencia sindical a los lineamientos aplicados a la economía por
los distintos gobiernos que se sucedieron desde 1955, en su generalidad de matriz desarrollista, se
vio favorecida, a su vez, por la profunda inestabilidad política que siguió a la caída de Perón.
No obstante a partir de 1955 comenzaron a agudizarse los conflictos entre los diversos
sectores azucareros. La eliminación, en 1958, del Fondo Regulador de Azúcar “que hacía pagar
los costos más altos a los productores más eficientes y poderosos”

16, por ejemplo, permitió
ampliar la brecha que separaba a los cañeros e ingenios más productivos de aquellos de menores
rendimientos. A nivel regional, por su parte, implicó el ensanchamiento de la brecha que separaba
a la más eficiente producción de los ingenios del Norte (Salta y Jujuy) de la estancada
productividad de las fábricas tucumanas

17. Como consecuencia de ello, ya a principios de la
década del 1960 los cañeros independientes se dividieron, quedando los pequeños y algunos
medianos en la vieja UCIT y los más prósperos en el novel Centro de Agricultores Cañeros de
Tucumán (CACTU). Por su parte, importantes fractura comenzaron a distanciar a los sectores
empresarios: los ingenios más poderosos de la provincia, casi todos vinculados a capitales
extranjeros, siguieron organizados en el tradicional Centro Azucarero Regional de Tucumán
(CART) fuertemente vinculado al Centro Azucarero Argentino (CAA) dirigido desde principios
de la década por los dueños del ingenio norteño Ledesma. Los ingenios de menores dimensiones,
la mayoría sin conexiones con capitales transnacionales y algunos de ellos incluso
14

De manera similar a los ciclos anteriores, hacia 1948 varios ingenios entraron en quiebra y los cierres de fábricas
se hicieron frecuentes. Esta vez, no obstante, la respuesta del estado ante la crisis de la industria fue declarar a los
ingenios de “utilidad pública”, lo que favoreció aún más los créditos y subsidios estatales para todos los ingenios en
actividad y se expropió al Ingenio La Esperanza para convertirlo en una empresa estatal, luego de pagar por él una
suma más que generosa a sus antiguos propietarios. Ver Jorge Schvarzer

op. cit.; Daniel Santamaría, op.cit, Eduardo
Rosenzvaig,

op.cit, Healey op cit, a Pavetti, op cit,
15

La UCIT, se consitutye en 1945 a partir de la fusión de diversos gremios ya existentes de los cuales la Unión
Agraria Provincial, el Centro Cañero y la Agrupación de Plantadores Independientes eran las más importantes.
Ver,
R. Pucci,

Historia de la destrucción de una provincia. Tucumán 1966, Del Pago Chico, Bs. As., 2007
16

Pavetti, op cit.
17

Oscar Pavetti, op. cit. Mark Healey, op. cit.
7
cooperativizados se abrieron del CART y permanecieron sin entidad representativa hasta 1970.

18
También, entre los obreros comenzaron a manifestarse intereses contrapuestos entre los
permanentes y los transitorios a causa de la contracción del mercado laboral. No obstante los
diversos síntomas que ponían de manifiesto las limitaciones estructurales que asediaban a la
industria, durante los primer años de la década de 1960 las condiciones internacionales
favorecieron las exportaciones y la consecuente expansión de la producción. La crisis pudo ser
así retrasada pero no conjurada: la caída del precio internacional del azúcar hacia 1965 encontró a
la industria azucarera con una capacidad de producción record pero sin posibilidades de vender el
excedente.

19
Las Resistencias (1955-1965)
Como es bien sabido, a partir del derrocamiento de Perón en 1955, los sindicatos nucleados en
torno a la CGT, se erigieron en representantes del movimiento peronista proscrito.

20 En Tucumán,
fue la FOTIA –sin ninguna duda, el gremio más importante de la provincia- quien ocupó este rol
de representación política de las mayorías justicialistas

21; fueron los trabajadores azucareros
quienes protagonizaron la llamada “Resistencia” en esta provincia, los que encabezaron los
diversos Planes de Lucha decretados por la CGT durante los años 1962 y 1964, así como los que
defendieron la verticalidad del líder frente a avance de un Peronismo sin Perón

22. Fueron también
los dirigentes sindicales azucareros y sus bases obreras los que apuntalaron con su voto a las
diferentes alternativas políticas en las que se involucró el movimiento proscrito, cuando esto fue
posible.

23
Fue en este contexto de proscripción y lucha que algunos dirigentes de la FOTIA iniciaron
un proceso de radicalización. Hacia 1959 una vertiente del Peronismo Revolucionario (PR) –
nombre con el que se denominó a los sectores peronistas que a partir de 1955 iniciaron un
18

Ver Rosenzvaig, op cit, y Pucci op cit, entre otros. Roberto Pucci, en particular, hace una excelente descripción
del mapa de intereses y relaciones que articulaban y tensionaban a los empresarios azucareros tucumanos en este
período.
19

La caída internacional del precio del azúcar estuvo íntimamente vinculada a la estrategia conjunta de Cuba y la
URSS para evadir el bloqueo norteamericano a la isla. El bloqueo, por su parte, había actuado como incentivo
principal para las expandir las exportaciones de azúcar argentino durante los años previos . Ver Pucci, op cit; Daniel
Santamaría,

op.cit.; Jorge Schvarzer, op.cit.; Rofman y Romero, op.cit; Horacio Boneo, Desarrollo Regional,
incentivos fiscales y localización industrial

, Cedes, Buenos Aires, 1985
20

Daniel James, Resistencia e Integración, op.cit, Oscar Pavetti, op.cit..
21

Gustavo Rubinstein, op.cit.
22

La ciudad de Tucumán fue elegida para realizar el Primer Plenario “De Pie junto a Perón” realizado en marzo de
1966, luego de la división de las 62 Organizaciones entre los sectores que declaraban su adhesión al líder exiliado y
aquellos que apoyaban los planes vandoristas de independizarse de Perón.
23

Así, se encolumnaron tras la candidatura de Arturo Frondizi en 1958, mientras que en 1962 la FOTIA apoyó al
partido “neoperonista” Unión Popular en las elecciones provinciales; ver Gustavo Rubinstein,

op. cit.
8
proceso de redefinición del movimiento en convergencia creciente con postulados socialistas -
lanzó un foco guerrillero en la provincia de Tucumán conocido como Ejército de Liberación
Nacional-Uturuncos

24. Esta temprana experiencia foquista estuvo profundamente influenciada
por el despliegue de combatividad mostrado por los obreros azucareros tucumanos durante la
Resistencia y, en particular, durante la larga y exitosa huelga de 1959 que convirtió a la
Federación azucarera en “la organización madre del noroeste argentino” a decir de Salas. Una
opinión similar sostiene Bozza cuando menciona que la elección de Tucumán se basó en
consideraciones geográficas (terreno boscoso apto para la posibilidad de rápidos desplazamiento,
para la minimización de riesgos y la posibilidad de protección) pero también de orden geopolítico
–Tucumán era una provincia “con habitantes a los que se creía portadores de un importante nivel
de conciencia y donde existían sectores asalariados combativos, como los organizados en la
FOTIA”.

25 Asimismo, el periódico oficial del Movimiento Revolucionario Peronista (MRP)
Compañero

, da cuenta de la participación activa del MRP en la lucha y movilización “de cerca de
3000 trabajadores tucumanos y sus familias, organizados por la FOTIA” que se opusieron al
cierre del Ingenio Santa Ana en 1963, así como en la ola de ocupación de ingenios que se
desarrolló en el marco del plan de lucha lanzado por la CGT en 1964.

26
Hacia mediados de los años 1960, los dirigentes más vinculados a la Resistencia también
comenzaron a entablar contactos con sectores provenientes de la izquierda antiimperialista y
marxista; en particular con los dos grupos que hacia 1965 se fusionarán en el Partido
Revolucionario de los Trabajadores (PRT) -Palabra Obrera, de extracción trotskista y con cierta
inserción entre los trabajadores azucareros

27 y el Frente Indoamericanista Popular (FRIP), de
tendencia nacional-antiimperalista y con inserción en al movimiento estudiantil tucumano.

28
Como resultado de este acercamiento Tucumán sirvió de ensayo a otra experiencia inédita aunque
también efímera: la presentación de “candidatos obreros” con un programa “independiente,
antiimperialista y antipatronal” para las elecciones legislativas de 1965.

29 Estos candidatos
“obreros”, todos ellos dirigentes azucareros elegidos en asambleas de base por ingenio, se
integraron a las listas del partido neoperonista Acción Provinciana. A pesar del lugar relegado
24

Para un análisis pormenorizado de la Resistencia Peronista en Tucumán y del surgimiento de Ejército de
Liberación Nacional-Uturuncos ver Ernesto Salas,

Uturuncos. El origen de la guerrilla peronista, Biblos, 2003
25

Bozza, J. Alberto, “El Peronismo Revolucionario. Itinerrio y vertientes de la radicalización, 1959-1969”, en
Sociohistórica-Cuadernos del CISH

, N° 10, Prometeo-UNLP, 2002.
26

Compañero, N ° 3, marzo 1964 citado por Bozza op cit
27

El dirigente sindical del ingenio San José, Leandro Fote, era militante de Palabra Obrera desde 1962.
28

Como estudiante de Ciencias Económicas en la UNT, Roberto Santucho crea el Movimiento Indoamericano de
Estudiantes de Ciencias Económicas (MIECE).
29

Revista Norte Revolucionario, N°18, marzo 1965 citado en Pablo Pozzi, Tras las sendas argentinas...El PRTERP,
Imago Mundi, Buenos Aires, 2004.
9
que casi todos ellos consiguieron en las mismas, su abrumador triunfo permitió que 8 de ellos
ingresaran como diputados a la legislatura provincial; entre ellos Juan Manuel Carrizo de ingenio
La Trinidad y Leandro Fote del ingenio San José, por ese entonces ambos militantes del PRT.

30 A
la legislatura nacional ingresó sólo uno de estos candidatos obreros-el dirigente azucarero del
ingenio La Esperanza y reconocido militante de la Resistencia y del MRP, Benito Romano.

31 La
participación de dirigentes sindicales en las listas partidarias no era nada novedoso dentro del
peronismo, y menos para los dirigentes de la FOTIA; lo novedoso era el incipiente y temprano
planteo “obrerista”, o incluso “clasista” que acompañó a esta iniciativa.

32
De este modo, así como Tucumán simbolizaba un modelo de desarrollo estancado y
retrógrado que los sectores de tendencia desarrollista y liberal creían necesario erradicar para
lograr la plena modernización del país, para algunos sectores del peronismo y de la izquierda
revolucionarios Tucumán también comenzó a simbolizar un espacio privilegiado para el
desarrollo de sus propias estrategias, fueran estas foquistas (ELN-Uturuncos), parlamentarias o de
acción insurreccional. Ello quedó claramente plasmado, por ejemplo, en la posición del FRIP (y
retomada luego por el PRT) que ya en 1962 definía a la región del Norte del país como “el
eslabón más débil del capitalismo argentino”. Así, al menos, lo planteaba su folleto titulado “El
proletariado rural como detonante de la revolución argentina”, cuya autoría Pablo Pozzi le
adjudica a Roberto Santucho.

33 Este documento explicitaba los principios fundamentales en los
que se basaba el programa político del FRIP. Las primeras 4 tesis del documento definían a la
Argentina como un país “semicolonial y seudoindustrializado”, con acentuados desniveles
regionales, y en el que “la burocracia sindical, centralizada en Buenos Aires, es el principal
obstáculo para el desarrollo del proletariado”, mientras que la tesis número 5 afirmaba que “en la
república Argentina el eslabón más débil de la cadena es el Norte”. En la tesis siguiente se
especificaba que “el proletariado rural, con su vanguardia el proletariado azucarero” sería el
detonante de la revolución en el país”. Como corolario de todo ello, entonces, el trabajo político
debía dirigirse hacia ese sector.

34 Esta mirada sobre la región Norte del país, y en especial sobre
los trabajadores azucareros organizados en la FOTIA, como símbolo de un porvenir
30

Según P Pozzi, op cit. el resto de los diputados obreros eran Simón Campos, Martell, Herrera, Carbonel, Juan
Ballesteros, Roberto Di Santis, Cabrera y Bernardo Villalba.
31

Ver Baschetti, Roberto, La memoria de los de abajo. Hombres y mujeres del peronismo revolucionarios, 1945-
2007,

Editorial De la Campana, La Plata, 2007, y P. Pozzi, op.cit., pag 63
32

La crisis azucarera que asoló a la provincia a partir de mediados de 1965, sumada a la crisis política general que
signó al último año del gobierno del Dr Illia, dificultaron la tarea legislativa por parte de estos dirigentes azucareros
que, por otro lado, debieron abandonar su labor parlamentaria poco tiempo después como consecuencia del golpe de
estado de junio de 1966. Ver Pozzi, op cit

.
3

Pozzi, Pablo opc it, pag 52, 53
10
revolucionario crecerá en los años siguientes al calor de los conflictos sociales desatados en la
provincia a partir de 1965.
Al mismo tiempo dentro del peronismo crecía una importante división interna que
enfrentaba a aquellos que pretendían autonomizar al movimiento sindical de las directivas del
líder exiliado (acaudillados por el dirigente metalúrgico Augusto T. Vandor), de aquellos otros
sectores que reclamaban lealtad y verticalismo ante a la conducción de Perón. No es casual que
Tucumán,

la provincia más peronista del país, fuera elegida primero como punto de partida de la
gira por el interior del país que desarrolló Isabel Martínez de Perón durante fines de 1965, y luego
como sede del “Primer Congreso Nacional de las 62 Organizaciones de Pie junto a Perón”
realizado en marzo de 1966.

35 El joven secretario General de la FOTIA desde 1965, Atilio
Santillán habría sido quien “enroló a la FOTIA dentro de las huestes alonsistas” con el objetivo
de quebrar los intentos de autonomía de Vandor.

36 Estos escasos pero significativos datos nos
permiten afirmar que ya desde temprano en la década del sesenta, la pequeña pero
simbólicamente importante provincia de Tucumán, se había convertido en un terreno de disputa
para los idearios y planes liberal-desarrollistas, revolucionarios y peronistas que parecían
encontrar en sus particularidades económicas, sociales y políticas signos importantes de los
defectos y posibilidades del proceso nacional.
La crisis de 1965
A partir de mediados de 1965, la “crisis tucumana” ocupó un lugar central en la opinión pública
nacional. Una cosecha altamente exitosa y una abrupta baja en el precio y en la demanda
internacional del azúcar sumieron a la provincia toda en una tremenda crisis. Los industriales
suspendieron el pago de los salarios obreros, de los contratos adeudados a los cañeros y de los
créditos contraídos con el estado; varios ingenios incluso suspendieron la zafra recientemente
iniciada. La paralización de la actividad azucarera traccionó a las demás actividades económicas
y hasta al propio estado provincial que entró en un estado de cesación de pagos.
La respuesta de los productores azucareros no se hizo esperar. Ya temprano, en marzo de
1965, la UCIT y la FOTIA, adelantándose a un desenlace preanunciado, habían firmado un pacto
35

Ver Daniel James, op cit y James McGuire, Peronism without Perón. Unions, parties, and democracy in
Argentina

, Stanford University Press, California, 1997. Las declaraciones del Congreso de las 62 Organizaciones de
Pie junto a Perón realizado en Tucumán, en el cual se define al peronismo como un movimiento de carácter
revolucionario, se pueden leer completas en

Cristianismo y Revolución Nº 6-7, abril 1968. En los primeros números
de la revista Tucumana Ú

ltima Línea se sigue de manera pormenorizada la situación gremial todavía polarizada en
torno a los vandoristas y los alonsistas. Ver, por ejemplo, Última Línea Nº2 , diciembre de 1966, Nº 3enero 1967, Nº
4, febrero 1967
36

Roberto Pucci, Historia de la destrucción de una provincia. Tucumán 1966, Editorial del Pago Chico, Bs. As,
2007
11
en procura de una solución de fondo al problema de la industria azucarera

37. Este pacto “obrerocampesino”,
como fue llamado, reclamaba al estado “considerar al problema azucarero un
problema nacional” y proponía algunas medidas de fondo para solucionarlo: “la destrucción de
los poderes monopolistas” y la realización de “la reforma agraria” con el objetivo de “alcanzar la
explotación industrial y agraria con verdadero sentido social”; la “incautación de ingenios y de
toda fuente de producción o de trabajo que cometa lock-out patronal o niegue derechos sociales”,
el “control obrero y cañero en la administración industrial y en la comercialización de azúcares”,
la “defensa de la economía del Noroeste” y la “terminación de los intereses y privilegios de la
oligarquía industrial”

38.
A partir de la finalización de la zafra 1965, el clima de tensión social creció al ritmo del
atraso de los pagos de salarios y deudas contraídas por los ingenios. Comenzaron así a sucederse
las concentraciones frente a la casa de gobierno, las audiencias con miembros del ejecutivo
provincial, las declaraciones públicas y los paros de los distintos sectores afectados, sobre todo de
pequeños cañeros y trabajadores de los ingenios. A la cabeza de estas acciones estaban los
dirigentes gremiales de la FOTIA, la UCIT y la CGT regional, por entonces liderada por un
dirigente azucarero.

39 A pesar de sus coincidencias de fondo, mientras que la UCIT solía
pronunciarse en nombre de los pequeños cañeros independientes, la FOTIA lo hacía en nombre
del bienestar de la provincia, y gran parte de sus convocatorias se dirigían a todos los sectores
interesado en generar “acciones (...) de todo el pueblo en función de sus intereses”

40. Junto a este
tipo de acciones, también se producían tomas de ingenios y atentados contra las viviendas de
altos funcionarios públicos y contra las propiedades y oficinas de los dueños de los ingenios

41
que, por su parte, también reclamaban del gobierno medidas tendientes a la pacificación social de
la provincia y soluciones de fondo para la industria, aunque en una dirección no siempre
coincidente con las solicitadas por los trabajadores.

42 En este clima de creciente tensión social, la
37

La Gaceta, 10 de marzo, 1965. Ver también las obras citadas de Oscar Pavetti, Norma Giarraca y Francisco
Delich.
38

Para la UCIT, la reforma agraria implicaba “la distribución de tierras latifundistas industriales a los pobladores
nativos” sin mayores precisiones, ver el documento presentado por la entidad gremial al gobernador de la provincia
en

La Gaceta, 23/10/65.
39

Si bien la FOTIA y la UCIT habían firmado el “pacto obrero-campesino” en marzo, diversas cuestiones
coyunturales y políticas hicieron que esta alianza se quebrara y volviera a redefinirse en varias oportunidades a lo
largo del año. No obstante ello, fueran juntas o separadas, ambas organizaciones mantuvieron constantemente en alto
los reclamos, objetivos y medidas allí enunciadas. Ver la solicitada del Partido Comunista llamando a la
reconciliación FOTIA-UCIT en

La Gaceta del 8/10/65, p.5.
40

Solicitada de la FOTIA, La Gaceta, 21/10/1965
41

Ver La Gaceta de los días 23 y 30 de octubre de 1965, p. 5; 4 y 13 de noviembre y 7 de diciembre de 1965, p.5.
42

La Gaceta, en una nota salida el 20/11/65 recoge la opinión del Presidente de la Cámara Azucarera Regional quien
declara su oposición al congelamiento del precio del azúcar decretado por el gobierno. Por su parte la FET envía
hacia mediados de octubre una carta al presidente Illia donde se declara la oposición total a las medidas azucareras
12
confusa muerte de Camilo González, un trabajador golondrina en espera del pago de varios meses
de sueldo atrasado en el ingenio Bella Vista, disparó una escalada de protestas que incluyó
“repetidas ocupaciones de ingenios y paros generales de actividades”, “operaciones tipo comando
contra las oficinas centrales de la Compañía Azucarera Tucumana con destrucción de bienes y
documentos”, “bloqueos de embarcos de azúcar por parte de obreros y empleados” y un
impresionante “funeral cívico” organizado por la FOTIA en honor a González en las escalinatas
del palacio de la gobernación.

43 El año se cerró con una concentración de alrededor de 15.000
trabajadores frente a la casa de gobierno, convocada por la FOTIA para el día 23 de diciembre,
que terminó “de forma tumultuosa” según el diario local.

44
Frente a este estado de convulsión social el gobierno provincial implementó algunas
medidas que permitieron distender la situación, mientras que el estado nacional se comprometió a
la pronta sanción de la necesaria ley azucarera y logró el apoyo del Congreso para declarar la
emergencia económica para la industria azucarera tucumana

45. A pesar de ello, las perspectivas
para el año entrante no auguraban tiempos más calmos. Como bien lo sintetizó el diario local

La
Gaceta

, en una nota publicada el último día del año:
“Si bien la FOTIA, con apoyo de partidos políticos obtuvo decisión legislativa positiva para
reactualizar la ley sobre expropiación, incautación y/o intervención de fábricas azucareras, la
cuestión salarial se transmite a 1966 sin solución definitiva (...) se prevé así que la plaza
Independencia volverá a ser escenario, como lo fue el último período de 1965, de nuevas
expresiones gremiales; que el ambiente convulsionado en los ingenios –o por lo menos en
una docena de ellos- no ha de variar; y que FOTIA y FEIA mantendrán una áspera vigilia”

46
Sin sorprender a nadie, en consecuencia, ya temprano en 1966 se iniciaron nuevamente las
protestas obreras y cañeras. A raíz de la escalada de la acción directa que se produjo luego de la
toma del Ingenio Santa Ana a principios de marzo, por ejemplo, la revista

Primera Plana
tomadas por el gobierno porque “avasallan los derechos de la propiedad privada”. En el mismo sentido, pueden
leerse declaraciones del Presidente del ingenio Bella Vista. Ver La Gaceta, de los días 10/12/65 y 12/12/65, pag 8.
43

Ver La Gaceta, los días 7, 9, 10, 18, 22, 24 y 27 de diciembre 1965. La muerte de Camilo Gonzalez fue resultado
de una álgida discusión sostenida entre obreros temporarios y dirigentes sindicales en relación al pago de los salarios
atrasado de los obreros temporarios. Durante las protestas que siguieron a la muerte de Gonzalez obreros, tanto
permanentes como temporarios, acusaban como responsables a los industriales y a sus estrategias divisionistas,
aunque también se reprochaba a los dirigentes de la FOTIA defender con más energía a los obreros permanentes que
a los temporarios.
44

La Gaceta, 24/12/65 pag 10 y 31/12/65, pag 8
45

El estado provincial obtuvo financiación nacional para pagar parte de las deudas que los ingenios habían contraído
con trabajadores y cañeros, así como para pagar los sueldos atrasados a los empleados públicos, a la vez que aceleró
la discusión en la legislatura provincial de la ley sobre de incautación y expropiación de ingenios. Ver

La Gaceta,
9/12/65, pag. 10, donde se comenta la elevación del proyecto de ley de expropiación y declaración de interés público
del Ingenio Bella Vista, y

La Gaceta 29/12/65 y Primera Plana, de enero 1966 para los detalles sobre la
declaración de laemergencia económica para la provincia
46

La Gaceta, 31/12/65, pag 13
13
comentaba, sin ninguna ingenuidad política y deslizando la posibilidad de una intervención
militar en la provincia:
“esta es la cuarta invasión de establecimientos que se produce desde el 8 de diciembre del año
pasado cuando el obrero Camilo González cayó asesinado ante las puertas del Bella Vista,
desencadenando la más formidable revuelta obrera que haya presenciado la Argentina desde
la Semana Trágica de 1919 (...) Si bien es cierto que el origen de la pesadilla obedece a la
mayor crisis económica que haya sufrido la provincia (...) también es verdad que la
angustiosa situación ha dejado en descubierto profundos vicios en la administración
provincial. (...) De allí que Tucumán siga alarmando al país y más aún a los sectores
militares, que ven en la conmoción de esta provincia el principio de un caos capaz de
llevarlos a detener el proceso por la fuerza: la belicosa Federación Obrera Tucumana
(FOTIA) orquestó en diciembre un secreto plan de actividades que epilogaría con la
subversión abierta, si sus demandas no son atendidas”

47
En este enrarecido clima provincial y nacional, donde las presiones golpistas ya ni siquiera
se disimulaban

48, el día 4 de abril el presidente Illia anunció la limitación de la zafra 1966 en base
al establecimiento de cupos de producción por ingenio.

49 Para los azucareros tucumanos la
medida implicaba una notable retracción de la producción y una consecuente agudización de la
crisis. UCIT, FOTIA y FEIA (Federación de Empleados de la Industria Azucarera), pero también
entidades empresariales como el Centro Azucarero Regional de Tucumán (CART) y la
Federación Económica de Tucumán (FET) emitieron declaraciones públicas de rechazo a la
limitación y a los cupos establecidos

50, que algunos incluso denunciaron como “una confesión
pública de que la Secretaría de Estado está sometida a los designios de los industriales del
Norte”

51. A la vez, a instancias de la FOTIA y de la FET se creó una Comisión Pro-Congreso en
Defensa de la Economía Tucumana con la intención de articular un movimiento de oposición
provincial a las medidas del gobierno.
A partir de este momento, y en medio de explosiones esporádicas de protesta en algunos
ingenios y pueblos del interior de la provincia

52, la Comisión Pro Defensa inició su campaña en
pos de sumar a los gremios no azucareros y a distintos sectores políticos y de la sociedad civil al
47

Primera Plana, 8/3/66, pag. 19
48

El primer número de Primera Plana del año 1966 se publicó con una tapa en la que se inscribe la pregunta “Quién
gobernará durante 1966” y a ella se le superponía un colage compuesto por tres fotos: la primera mostraba al ejército,
la segunda una manifestación obrera y la tercera al presidente Illia.
49

La Gaceta, 5/4/66, tapa. Ver también los días 6, 7, 8 y 9 de abril.
50

Ver La Gaceta, durantes los días 6 al 12 de abril, durante los cuales los distintos sectores se pronuncian en relación
a las medidas en cuestión.
51

Declaración de la FOTIA, diario La Gaceta, 9/4/66, pag 7
52

Disturbios en León Rougés, La Gaceta 16/4/66,
14
Congreso programado para el 20 de abril, tal como quedó establecido en la reunión celebrada en
la sede de la FET el día 12

53. Días antes de iniciarse el anunciado Congreso, la FET se abrió de la
iniciativa y se sumió en el silencio, al tiempo que se exacerbó el conflicto interno que venía
creciendo dentro de la CGT regional desde las elecciones legislativas de marzo de 1965.

54 El
conflicto resultó en la división de la central gremial en dos secretarías paralelas: una bajo
dirección directa de la FOTIA y que tenía el apoyo de la mayoría de los gremios de la provincia –
la secretaría Gómez- y la otra –la secretaría Aballay- vinculada al vandorismo local y con el
respaldo de 16 gremios de menor peso (entre los más importantes estaban el Sindicato de
Empleados Municipales de la Capital y la filial local de la UOM).

55
A pesar de estas deserciones el Congreso comenzó sus deliberaciones el día 20 con la
adhesión de la gran mayoría de los gremios provinciales, la UCIT, la Federación de Centro
Vecinales, las cooperativas de la provincia, el Movimiento Universitario Reformista, la Liga de
Estudiantes Humanistas, el Centro de Estudiantes de Ciencias Económicas

56, la Universidad
Nacional de Tucumán, la Juventud Peronista, el bloque de diputados de la Democracia Cristiana,
el bloque de diputados de Acción Provinciana, los diputado de la Unión Popular, el PC de
Tucumán y el Partido Obrero Trotskista

57.
Dada la cantidad de oradores, las sesiones duraron casi 4 días.

58 Hacia el final del
Congreso se anunció la formación de una Comisión Permanente Ejecutiva presidida por los
gremios FOTIA, FEIA, ATEP (Magisterio) y la CGT regional -Secretaría Gómez-, y la decisión
de poner en marcha un plan de lucha escalonado en dos etapas: la primera con medidas de
resistencia pasiva y la segunda en base a la acción directa, aunque sin mayores especificaciones.

59
En una Conferencia de prensa desarrollada poco días más tarde, la mesa Ejecutiva del Congreso
dio a conocer un documento en el que se sintetizaban las resoluciones del mismo. Respecto a la
situación de la industria azucarera se exigía a la Nación la “inmediata derogación de la
legislación sobre la limitación de la zafra 1966” y se retomaban y profundizaban los principios y
demandas ya expresados por la FOTIA y la UCIT en su documento conjunto del año anterior:
53

La Gaceta, 18/4/66, pag 8
54

El conflicto se centraba en la disputa entre vandoristas y alonsistas por el apoyo de los primeros al partido Unión
Popular y de los segundo, entre los que estaba la FOTIA, al partido triunfante Acción Provinciana.

La Gaceta,
31/12/65 y citar alguna nota de

Última Línea de principios del 67)
55

Ver La Gaceta, 31/12/65 donde se explicita como empieza este enfrentamiento durante la campaña electoral y la
nota del 18/4/66 donde se comenta el estado del mismo hacia abril, momento en que se constituyen dos secretarías
paralelas.
56

Centro liderado por el MIECE fundado por Roberto Santucho
57

La Gaceta, 21/4/65, pag 7
58

el Congreso duró del 20 al 25 de abril. La síntesis de la mayoría de las intervenciones puede leerse en La Gaceta
que en sus ediciones de la fecha siguió con gran detalle el desarrollo del Congreso.
59

Ver La Gaceta, 3 mayo, 1966, p.7
15
libre molienda, ley de expropiación de los ingenios insolventes, cogestión obrera de la industria,
reforma agraria, control de la comercialización, ley nacional de azúcar con contenido social,
seguro de desempleo, entre otras medidas. El documento también avanzaba sobre la necesidad de
dar respuesta a los problemas de los sectores populares tucumanos (planes de vivienda y sanidad
pública, obras de infraestructura, reforma del código tributario, disponibilidad de créditos para
centros vecinales, mejoras en el sistema educativo, entre otras) y sobre definiciones políticas más
específicas (elección directa del gobierno de las comunas rurales, por ejemplo). Así, y siendo un
secreto a voces que se acercaba el final del gobierno del presidente Arturo Illia, una parte
significativa de la provincia tucumana se encolumnó detrás la FOTIA y de un programa que se
asimilaba más a un plan general de gobierno que a un anteproyecto de ley azucarera.
De inmediato a la finalización del Congreso, la provincia se vio sacudida por una ola de
huelgas que sumó a la mayoría de los gremios dependientes del sector público a las protestas
realizadas por los obreros azucareros y los pequeños cañeros.

60 Los maestros agrupados en
ATEP, el sindicato de Empleados de la Administración Provincial, los gremios nucleados en el
Frente Estatal (municipales y otras dependencias del estado) y los empleados judiciales iniciaron
sus medidas de fuerza hacia la segunda semana de mayo y las mantuvieron de manera
intermitente hasta el advenimiento del golpe de estado, a fines de junio

61.
Sin ninguna duda la crisis tucumana se articuló y superpuso con la crisis más general que
azotaba al gobierno nacional . El “caos” tucumano servía a los fines de los sectores opositores
que, por arriba y por abajo, apostaban a la desestabilización del gobierno y que, a la vez,
competían entre sí por capitalizar su crisis. Daniel Mazzei y Catalina Smulovitz han mostrado el
importante papel jugado por “la crisis” tucumana en la articulación de los discursos
anticomunista y eficientista que legitimaron el golpe de estado sobre todo frente a las propias
FFAA y parte importante de la opinión pública nacional, y quizás también frente a algunos
sectores de la propia industria azucarera.

62 En el plano local, sin embargo, parecían ser muy
distintos los horizontes que articularon a gran parte de los sectores obreros y “campesinos” en la
oposición al gobierno radical y en la opinión favorable a una intervención militar.
60

Aparte de su participación en dos huelgas generales, el 1 de junio, por ejemplo, el sindicato de los Obreros del
Surco de la localidad de Cruz Alta realizó una manifestación pública en reclamo de su reconocimiento legal como
sindicato adherido a la FOTIA. En una asamblea realizada el 5 de junio, los cañeros adheridos a la UCIT resolvieron
no iniciar la zafra 1966. El día 8, un encuentro violento entre la policía y productores cañeros de la ciudad de
Monteros, que reclamaban contratos adeudados al ingenio Ñuñorco, dejó como saldo tres heridos, mientras que el día
26, los trabajadores del surco del ingenio San José ocuparon la administración del ingenio en reclamo de salarios y
otros beneficios adeudados. Ver diario

La Gaceta del 2/6/66, pag 6., 6/6/66, pag. 7, 9/6/66, pag 7. y 28/6/66, pag.5
61

Ver La Gaceta a lo largo de los meses de mayo y junio 1966.
62

Daniel Mazzei, Los medios de comunicación y el golpismo. La caida de Illia 1966, Grupo Editor Universitario,
Bs.As., 1997, y Catalina Smulovitz, “Ela eficacia como crítica y utopía. Notas sobre la caida de Illia”, en

Desarrollo
Económico

, Vol 33, N° 131, Primera Plana 403-423
16
La Operación Tucumán
Exactamente a dos meses de finalizado el Congreso Por Defensa y en medio de un clima
provincial más que crítico, el 28 de junio se produjo el esperado golpe de estado de la
autodenominada “Revolución Argentina”. Dada la situación previa de descontento generalizado
no es de extrañar que el golpe de estado haya sido recibido con gran expectativa por la mayoría
de los tucumanos y que todos los sectores en conflicto al otro día levantaran sus huelgas y demás
medidas de fuerza en curso

63. Esta actitud favorable hacia el nuevo gobierno militar se hizo más
que evidente durante la visita que el presidente Juan Carlos Onganía hizo a la provincia los días 8
y 9 de julio para encabezar los actos en conmemoración del día de la Declaración de la
Independencia. En medio del clamor popular manifestado por una multitud de gente en las calles,
y luego de recibir a todos los sectores y entidades representativos, Onganía prometió prontas
medidas de fondo que no sólo resolverían la situación azucarera sino que también convertirían a
Tucumán en un moderno polo de desarrollo industrial

64. La promesa del presidente se cumplió
parcialmente apenas un mes después, pero en un sentido contrario al esperado por la gran
mayoría. El 21 de agosto, el ministro de economía, Jorge Néstor Salimei, anunció la intervención,
desmantelamiento y cierre inmediato de 7 ingenios (ley 19.926) como punto de arranque de una
serie de medidas de fondo para sanear la economía tucumana. A partir de esta fecha la aplicación
de las medidas azucareras no sólo agudizó la crisis provincial hasta llevarla a niveles impensados,
sino que más largo plazo, también debilitó profundamente al movimiento sindical azucarero –
objetivo no explicitado pero claramente buscado por los sectores que ocuparon al estado a partir
de junio, como parece derivarse de la evidencia presentada.
El conjunto de políticas diseñadas por el estado nacional entre agosto de 1966 y abril de
1967, conocidas popularmente como “Operativo Tucumán”

65, tenían como objetivo declarado la
racionalización y diversificación de la industria local. Este programa implicaba una forzada
retracción de la producción, para los cual se decidió intervenir y cerrar los ingenios en teoría
menos eficientes, regular la producción azucarera a partir de la expropiación de los cupos de
63

Obviamente, existe una clara lógica política detrás de todas las medidas de fuerza decretadas por los diversos
sectores gremiales que, en consonancia con el peronismo a nivel nacional (más allá de sus internas), apostaban
fuertemente a la caída del gobierno de Illia y al establecimiento de un nuevo régimen militar que tuviera en claro
quienes tenía el apoyo de las mayorías populares. No obstante ello, en el caso tucumano es la clara la articulación de
estos intereses políticos de mayor alcance con los conflictos concretos de los pequeños cañeros, trabajadores y
empleados lo que explica la dimensión y el alcance de las acciones llevadas adelante por los diversos sectores.
64

La Gaceta, 8, 9 y 10 de julio de 1966.poner a quienes recibió Onganía
65

“Operativo Tucumán” se denominó específicamente al plan de reconversión industrial cuyo objetivo central era la
radicación de nuevas industrias sobre la base de la exención arancelaria y para lo cual fue creada una entidad
específica llamada “Comité Operativo Tucumán”. No obstante, popularmente se utiliza esta nominación para
referirse a todo el conjunto de medidas que el gobierno de Onganía puso en marcha para la reconversión de la
economía azucarera tucumana, incluida la intervención y cierre de ingenios, la expropiación de cupos cañeros, la
eliminación de los subsidios, la creación del Régimen de Trabajos transitorios, etc.
17
producción a los pequeños productores rurales -en algunos casos de manera forzada y en otros de
manera voluntaria- mantener los cupos de producción por ingenio, y poner en marcha un plan de
incentivos fiscales para la radicación de nuevas industrias.

66 Para principios de septiembre habían
sido intervenidos, previa ocupación militar, 7 ingenios: Esperanza, Bella Vista (reabierto en
1968), Lastenia, Trinidad, Nueva Baviera, La Florida y Santa Ana. A ello hay que sumar el cierre
por quiebra del ingenio San Antonio sucedido poco tiempo antes, y lo cierres por acuerdo entre el
estado y los propietarios de los ingenios Mercedes, Los Ralos, y San José.

67 El pleito judicial
iniciado de inmediato contra la intervención estatal por la Compañía Azucarera Tucumana dejó
en

stand by el cierre de los ingenios La Trinidad, Lastenia y La Florida, pero no pudieron
sustraerse a la quiebra por falta de créditos los ingenios Amalia, San Ramón y Santa Lucía.
Varios de los dirigentes sindicales más combativos pertenecían a estos ingenios cerrados o
amenazados por el cierre.

68
Estas medidas insertaban a Tucumán en la política económica que a nivel nacional había
diseñado el nuevo bloque de poder que accedió al estado junto con los militares de junio. Sus
objetivos eran claros: suprimir las causas de la puja política y social que durantes los 10 años
previos habían impedido la desarticulación del modelo de desarrollo consolidado por Perón y
sentar los cimientos para una reconversión económica de fondo en base a la promoción de los
sectores más eficientes y dinámicos de la economía, particularmente de aquellos ligados al capital
transnacional

69. A nivel nacional este programa implicó la inmediata suspensión de toda actividad
política, la intervención de todas las provincias, del poder judicial y de las universidades
nacionales, así como una política de férreo control a los incrementos salariales y de erradicación
de las áreas menos productivas de la economía –sobre todo del sector público (ferrocarriles y
66

Ver Oscar Pavetti, op cit.
67

En la mayoría de los casos las patronales recibieron sumas importantes de dinero según lo estipulado por la ley de
expropiación e incautación establecida por el estado, o de los acuerdos firmados por las partes en el caso de los
cierres voluntarios (los Ralos y San José), Sólo la Compañía Azucarera Tucumana, propietaria de lo ingenios
Lastenia, la Trinidad y La Florida, inició acciones legales contra el estado argumentando que sus ingenios no podían
ser considerados ineficientes y logrando que los mimos fueran reabiertos a corto plazo, para volver a cerrarse
definitivamente en 1970. El historiador Roberto Pucci en su libro

Tucumán 1966: la destrucción de una provincia,
op cit, y en varios artículos, plantea que el gobierno de la Revolución Argentina diseñó su política azucarera
totalmente guiado por los intereses de los ingenios Norteños, liderados por el grupo económico Arrieta-Blaquier, con
el objetivo de expandir su monopolio sobre la industria. En este marco, también plantea que los ingenios
pertenecientes a la Compañía Azucarera Tucumana, con estrechos vínculos con el Partido Comunista y
comprometidos con un capitalismo nacional menos draconiano, fueron el blanco principal tanto de los intereses
azucareros norteños como de la propia Revolución Argentina. El minucioso estudio que realiza Pucci sobre las
disputas legales en torno a los mismos, así como de las sistemáticas campañas de desprestigio de la mencionada
empresa realizada por funcionarios públicos (que incluyeron denuncias penales que llevaron a la cárcel a varios de
sus ejecutivos) resultan profundamente interesantes.
68

Fote, del San José, Benito Romano de Esperanza, Zelarrayán del Santa Lucía, por ejemplo (los dos primeros
desaparecidos durante la última dictadura miitar)
69

Ver las obras citadas de Daniel James, Jorge Schvarzer, Oscar Pavetti, Daniel Santamaría, Horacio Boneo, y
Ricardo Aroskin, “El país del desarrollo posible”, en Daniel James (comp.),

Nueva Historia Argentina, op cit,
18
puertos) y de las economías regionales altamente subsidiadas

70. Todo ello, por su parte,
acompañado de un autoritarismo y capacidad represiva sin precedentes.
Los efectos económicos y sociales de tales medidas se hicieron notar de inmediato en todo
el país: los despidos masivos de ferroviarios, portuarios y azucareros dejaron a decenas de miles
de obreros sin trabajo de un día para otro. En el caso concreto de Tucumán, ya hacia fines de
1966 más de 9 mil pequeños cañeros habían perdido sus cupos de producción, mientras que otros
tantos seguirían el mismo camino al año siguiente; para principios de 1968 el cierre de los
ingenios y la reducción del personal en aquellos que siguieron funcionando habían dejado en la
calle a más de 17.000 trabajadores azucareros (un 35% del total en 1966)

71, y cientos de pequeños
comerciantes debieron cerrar sus negocios a causa de la recesión. El índice de desocupación en
Tucumán llegó al 10% durante el año 1967 y trepó hasta casi el 15% entre 1968 y 1969, mientras
que en un plazo de tres años se constató un proceso migratorio que llevó a un total de entre 150 y
200 mil personas, sobre una población de cerca de 750.00 habitantes, a abandonar la provincia.

72
La promesa presidencial sobre la inmediata radicación de más de 20 empresas industriales nunca
se cumplió: las nuevas industrias tardaron varios años en llegar, y cuando lo hicieron, las pocas
que finalmente se radicaron apenas si influyeron sobre los índices de desocupación.

73
Sin duda, lo efectos inmediatos y desastrosos de los planes de racionalización del
gobierno impactaron y desorientaron a una dirigencia sindical que en el plano nacional y regional
había dado claros signos de apoyo a el nuevo staff gobernante. La parálisis de la dirigencia no
impidió, no obstante, que las bases obreras más directamente afectadas implementaran serios
70

Sectores igualmente oligopólicos, protegidos y dependientes del favor oficial desde sus orígenes que también
estaban bajo la lupa por sus dificultades para adaptarse a las nuevas exigencias de mayor productividad. Ver
bibliografía de la nota anterior.
71

Dirección Nacional de Azúcar, “Personal Ocupado en los Ingenios de Tucumán: 1966-1968”, citado por Pavetti
pag 195
72

Este proceso, por otra parte implicó, por primera vez en la historia, un índice negativo en la tasa de crecimiento
vegetativo de la población tucumana, y permitió el rápido crecimiento de las tasas de pobreza y mortalidad infantil
en la provincia. Asimismo, la desaparición casi literal de muchos pueblos y ciudades de ingenios causado por este
proceso es un tema recurrente que aparece en la prensa local y nacional a lo largo de este período, y también ha sido
retratado por la literatura (como en el caso de Lucía Mercado y su novela

El Gallo Negro, op cit.). La relación entre
la industria azucareras, la vida comunitaria en los pueblos de ingenio y el desarrollo artístico y cultural de Tucumán,
por su parte, ha sido abordado por Flabiola Orquera en la ponencia “Azúcar amargo y campo cultura: Tucumán
1966-1976” presentada en las XI Jornadas Interescuelas Departamentos de Historia, Tucumán, 19 al 22 de
septiembre de 2007, así como también por la bibliografía general, Oscar Pavetti,


Según Bonano, op cit, recién hacia 1969-70 comenzó a ser visible el tan esperado proceso de radicación de
industrias anunciado por Onagía en 1966, aunque la mayoría de las mismas demandaron muy poca mano de obra en
relación a los niveles de desocupación alcanzados. Este retraso en gran parte se debió a las trabas burocráticas y
políticas ipuestas por el estado central. Un ejemplo de ello sería el caso de la radicación de la empresa
SCANCA/SCANIA que inicia los trámites de solicitud para su radicación en Tucumán hacia 1967 y recién obtiene el
permiso necesario hacia medidos de 1972. También hay datos muy interesantes sobre los avatares seguidos por
varias empresas deseosas de radicarse en Tucumán en las revistas

Ultima Línea, Primera Plana y Confirmado.
19
intentos de resistencia.

74. En particular en la provincia de Tucumán esto fue muy evidente. Luego
de los anuncios hechos por el ministro Salimei en agosto la FOTIA declaró apoyar las medidas
decretadas en pos de la diversificación y racionalización productiva de la provincia, aunque desde
el principio solicitó al gobierno que no se desmantelaran los ingenios intervenidos– al contrario
de la UCIT que de inmediato se opuso a las medidas por considerar que no contenían ningún
paliativo hacia el sector mayoritariamente afectado de los pequeños cañeros.

75 El
posicionamiento inicial de la FOTIA no impidió que varios dirigentes de ingenios comenzaran
una campaña tanto contra las medidas oficiales como contra la posición inicial de la FOTIA que,
no obstante, no tardó demasiado en distanciarse del gobierno a causa de la presión de sus bases y
del rotundo fracaso de algunos de los planes paliativos acordados con el gobierno.

76
Hacia fines de 1966 y principios de 1967, la conflictividad social recrudeció, con niveles
inusitados de violencia. Las tomas de ingenios, en muchos casos con rehenes, en procura de
mantener abiertas las fuentes de trabajo amenazada y en reclamo de salarios adeudados, la
destrucción de las oficinas de las compañías azucareras y de las viviendas privadas de sus dueños
se convirtieron en asuntos cotidianos y produjeron confrontaciones cada vez más violentas entre
la policía y los obreros azucareros, acompañados de sus familias, sus curas párrocos, y sectores
estudiantiles, que reclamaban la total reversión de las medidas oficiales.

77 Fue en el marco de
estas protestas que el día 12 de enero de 1967, la represión a los obreros de los ingenios Santa
Lucía y Bella Vista dejó como saldo la muerte de Hilda Guerrero de Molina.

78 A partir del día 26,
luego de que la policía embistiera a la multitudinaria manifestación que se retiraba de la misa
74

Primera Plana, 22/12/66, comenta las reticencias de la dirección de la CGT a declarar el paro del 14 de diciembre
a la vez que da cuenta de cómo, todavía en ese momento, la mayoría de los dirigentes sindicales creían que podrían,
con esta demostración de fuerza, reencauzar el diálogo con el gobierno.
75

La Gaceta, 23/8/66 pag 6, y 26/8/66 pag 5.
76

En particular cabe mencionar el “operativo Río Negro”, un acuerdo realizado entre la provincia de Tucumán y la
de Río Negro, apoyado por la FOTIA, por el cual unos supuestos 10.000 de ex obreros de ingenios cerrados serían
trasladados a la provincia patagónica para trabajar en distintas obras públicas de envergadura. Dos días después de
llegar a Río Negro, el primer contingente de 100 obrero tucumanos retornó a su provincia denunciando que el
supuesto acuerdo era una mentira, que la provincia de Río Negro no los estaba esperando como era supuesto. Ver

La
Gacet de los días

3, 4 y 5 de enero 1967 y también las declaraciones de los dirigentes Villalba, Aparicio y
Zelarrayán, los tres vinculados a los sectores más radicalizados del gremialismo azucarero y directamente afectados
pro el cierre de sus ingenios, contra el supuesto Operativo en

La Gaceta, del 27/8/66, pag 5
77

según Bonavena, el Frente de Estudiantes de Ciencias Económicas (ex MIECE) con vínculos orgánicos con el
PRT, participó activamente en estas manifestaciones. Sus miembros habrían sido los responsables del incendio
intencional de los cañaverales de la familia Frías Silva (dueños ingenio San José) sucedidos de inmediato a la muerte
de Hilda Guerrero. Según el mismo autor, el propio Roberto Santucho habría participado de estas acciones. Ver,
Bonavena, Pablo, “El movimiento estudiantil tucumano: del golpe de Onganía a la huelga de la CGT de marzo de
1967”, ponencia presentada en la

V Jornadas de Investigación Histórico-Social de Razón y Revolución, UBA,
diciembre 2005
78

Hilda Guerrero de Molina será considerada una mártir por las fuerzas revolucionarias que pocos años más tarde se
lanzan de lleno la lucha armada. Ya en 1970 un Comando con su nombre, presumiblemente vinculado al ERP,
realiza algunas operaciones importantes en Tucumán
20
realizada en su honor en la catedral provincial, una nueva ola de acción directa estalló en las
inmediaciones de los pueblos de ingenios cerrados.

79
Bajo la presión de las bases obreras y de los dirigentes de los gremios en conflicto, la
CGT finalmente lanzó un plan de lucha a nivel nacional.

80 El gobierno respondió a las medidas
de fuerza suspendiendo la ley de negociaciones colectivas de trabajo y quitando la personería
jurídica y el control de sus fondos financieros a los sindicatos más combativos, entre ellos a la
FOTIA. La respuesta estatal sumió al movimiento sindical en una de sus crisis más profundas.
En Tucumán, la FOTIA entró en un proceso de desestabilización que a la falta de personería
gremial y fondos financieros sumó los enfrentamientos, cada vez más evidentes, entre obreros de
fábrica y obreros del surco, entre dirigentes y obreros de ingenios cerrados y dirigentes y obreros
de ingenios abiertos, y entre aquellos que planteaban profundizar las acciones combativas y los
que comenzaban a replantearse una estrategia de confrontación que parecía llevar al derrumbe de
la capacidad de negociación de la organización sindical -líneas de división que en muchos casos
se confundían.

81 La gremial de los pequeños cañeros (la UCIT) siguió una trayectoria similar,
cada vez más dividida entre los intereses de los que todavía tenían sus cupos de producción y
aquellos que ya los habían perdido.

82 Por otro lado, también se distanciaron la FOTIA y la UCIT
cuyas relaciones, nunca del todo armoniosas, se hicieron más complicadas aún a causa de la
creciente dificultad de muchos pequeños cañeros para pagar a los peones del surco agremiados en
la FOTIA.
Asimismo, como medidas paliativas a la creciente desocupación el gobierno nacional
había puesto en marcha un Régimen de Trabajos Transitorios para emplear en obras públicas a
parte de los obreros despedidos, y planes de estímulo a la creación de cooperativas agrícolas para
el desarrollo de cultivos alternativos. Estas medidas, insuficientes para paliar en lo inmediato la
crisis de desempleo y muy poco exitosas a mediano y largo plazo

83, introdujeron nuevas cuñas en
79

La Gaceta, 13, 14 y 15 enero 1967. La revista Primera Plana en sus números 210, 212 y 213 del mes de enero de
1967, así como en lo números 214 y 215 del mes de febrero sigue con detalles la situación tucumana aportando
información interesante sobre los efectos del creciente conflicto social sobre el gabinete provincial y sobre los
intentos de algunos dirigentes azucareros, como Raúl Sánchez, Leandro Fote, Benito Romano (dirigentes de a línea
dura por momentos opositora a la dirección de Santillán) por articular acciones conjuntas con los obreros de la IKA
en Córdoba y con los azucareros jujeños nucleados en la FUNTA .
80

Aparte de las huelgas del 14 de diciembre de 1966 y del 1 de marzo de 1967, contenidas en los planes de lucha
decretados por la CGT a nivel nacional, la FOTIA declaró por si misma dos huelgas más: una temprano ya el 18 de
octubre y otra para el 31 de diciembre de 1966. Todas ellas con un alto grado de acatamiento por parte de los
trabajadores azucareros, pero con escaso apoyo del resto de los sectores gremiales. Ver

La Gaceta, los días 19 de
octubre, y 15 y 31 de diciembre de 1966, y 2, 3 y 4 de marzo de 1967.
81

Ver La Gaceta, 3, 10 y 17 de abril y 12 de julio de 1968; Primera Plana, 16 y 23 de abril, 13 y 20 de agosto de
1968.
82

Ver La Gaceta, 10 de abril; Primera Plana, 23 de abril.
83

La única cooperativa exitosa fue la de Campo Herrera, formada por ex trabajadores de surco despedidos del
ingenio Bella Vista con la asistencia del INTA y gracias a créditos de los estados nacional y provincial. Por el
21
el movimiento sindical local. Los dirigentes de los ingenios cerrados comenzaron a actuar
también como “agentes de colocación” de desocupados para un programa oficial que ofrecía
algunos pero nunca suficientes puestos de trabajo en distintas reparticiones estatales, mientras
que se desarrollaban nuevos intereses entre aquellos obreros y cañeros agrupados en cooperativas
que necesitaban la ayuda del estado para solventar la puesta en marcha de sus emprendimientos
productivos. La feroz represión desatada sobre los azucareros movilizados, la coerción sobre la
actividad gremial y los planes paliativos hicieron disminuir notablemente el nivel de
conflictividad social en la provincia a partir de marzo de 1967.
El ´68 Tucumano
A pesar de la disminución de la conflictividad durante 1967, ya temprano en 1968 Tucumán
volvió a aparecer en las noticias nacionales a causa de nuevas manifestaciones de protesta. El
primer incidente del año se produjo el 7 de enero en el Ingenio San Pablo (en actividad), donde
los trabajadores de la fábrica junto a sus dirigentes gremiales, el cura local Raúl Sánchez y
sectores estudiantiles organizaron una misa seguida de una manifestación en protesta por la
cesantía de 97 compañeros que terminó con la destrucción de la vivienda de un funcionario del
ingenio. La policía no sólo reprimió la manifestación encabezada por el párroco local y detuvo a
varios dirigentes y obreros en los días sucesivos, sino que el gobernador elevó una nota al
encargado provisional de la diócesis de Tucumán, el vicario Víctor Gómez Aragón, condenando
la actitud del párroco Sánchez por “subversiva” y justificando su orden de captura

84. El arzobispo
de la provincia respondió a la nota del gobernador diciendo que “el origen de los tumultos no
estuvo ni en la intención del presbítero Sánchez ni en su presencia en la caravana, sino en las
injusticias que sufre el pueblo”.

85 Paralelamente, otros 12 párrocos de comunas rurales hicieron
público su repudio a la acción represiva del gobierno y exigieron la “excomunión” para los
funcionarios públicos que procesaran a sacerdotes sin la debida autorización eclesiástica.
Rápidamente, la FOTIA, la CGT regional, las 62 Organizaciones, varios grupos estudiantiles y
sectores de la Democracia Cristian salieron a respaldar la posición de Gómez Aragón, las
acciones del párroco Sánchez y las protestas contra la política azucarera.

86 Este entredicho entre
la vicaría de Tucumán y el ejecutivo provincial ponía de manifiesto el desplazamiento de una
parte de la iglesia tucumana hacia la oposición al gobierno y el rol que los párrocos de ingenio, en
contrario, otras cooperativas, como la Textil Escalada, un proyecto desarrollado por los obreros despedidos del
Ingenio los Ralos, o la iniciativa de crear una cooperativa para la producción de aglomerado por parte los ex-obreros
del ingenio Santa Ana, no tuvieron éxito alguno. Ver Oscar Pavetti,

op.cit.
84

El párroco Sánchez desapareció por unos días y la jerarquía eclesiástica de la provincia argumentó que se
encontraba en medio de un retiro espiritual.
85

Primera Plana, 23/1/68, pag 18
86

La Gaceta de los días 8, 11, 13. y 16 de enero 1968 y Primera Plana ibid.
22
su mayoría jóvenes, estaban comenzando a jugar frente a la situación cada vez más crítica que
vivían los sectores populares tucumanos.
Por otra parte, la crisis sindical causada por el fracaso del plan de lucha de marzo de 1967
y la respuesta represiva del gobierno llevaron, en marzo de 1968, al triunfo de los sectores más
combativos en las elecciones de autoridades para la CGT nacional y a la inmediata división de la
entidad obrera en dos direcciones nacionales -la “opositora” CGT de los Argentinos (CGTA),
liderada por el dirigente gráfico Raimundo Ongaro, y la “burocrática” dirigida por el metalúrgico
Augusto Vandor y conocida como “CGT Azopardo”. Esta división permitió a los sectores más
combativos avanzar y profundizar su línea opositora al gobierno nacional y estrechar vínculos
con otros actores profundamente críticos de la burocracia sindical que había dominado el destino
de la central obrera durante los últimos 10 años; en particular con intelectuales, estudiantes y
sectores de la iglesia católica que estaban atravesando por un acelerado proceso de radicalización
política.

87
La consagración nacional de los sectores combativos en la CGTA, con el apoyo de Perón,
dio un nuevo impulso a las protestas en todo el país, y Tucumán no fue una excepción. Más aún,
la CGT A intentó convertir a Tucumán en un símbolo de la crisis por la que atravesaba el país y,
en consecuencia, gran parte de su energía se dirigió hacia esta conflictiva provincia norteña.
Apenas días más tarde de asumir como nuevo secretario de la CGT opositora

88, Raimundo
Ongaro ofreció una conferencia de prensa en la que anunció el programa de la nueva central
sindical e informó que entre las medidas inmediatas a tomar estaban la organización de los actos
celebratorios del 1° de mayo en todo el país y la creación de una Comisión de Solidaridad con el
Pueblo de Tucumán, “fiel reflejo de los problemas que vive la Argentina en lo político, lo
económico y los social”

89. Dicha comisión estaría presidida, entre otros, por Benito Romano,
Secretario Gremial por el Interior de la nueva central combativa.

90
87

Bozza, op cit, pag
88

Alberto Bozza, “La CGT de los Argentinos. Sindicalismo y radicalización” en Cuestiones de Sociología, nº 3,
otoño de 2006.
89

La Gaceta, 17 de abril 1968, pag. 4.
90

También como parte de las novedosas iniciativas que articuló la nueva central sindical tomando a Tucumán como
uno de los ejes simbólicos de su plataforma, se puso en marcha un programa de investigación y difusión sobre la
realidad tucumana que integró a reconocidos intelectuales y artistas plásticos radicalizados de Buenos Aires, Rosario
y Santa Fe. Como resultado de este programa se realizaron importantes investigaciones sociológicas y una de las
experiencias artísticas más significativas del período, la muestra “Tucumán Arde”, realizada en noviembre de 1968
en las sedes porteña y rosarina de la CGTA. Esta muestra no pasará inadvertida ya que fue la obra culminante de un
movimiento artístico de vanguardia que terminó clausurada por la policía al día siguiente de su apertura en Buenos
Aires. Ver Ana Longoni,

Del Di Tella a Tucumán Arde, Ana Longoni y Mariano Metsman, “Vanguardia y
Revolución; acciones y definiciones por una nueva estética. Argentina 1968” en Pucciarelli (editor),

La primacíade
la PolíticaLanusse, Perón y la Nueva Izquierda en tiempos del GAN,

EUDEBA, Buenos Aires, 1999, y Eduardo
Anguita y Martín Caparrós,

La Voluntad. Una historia de la militancia revolucionaria en la Argentina, 1966-1973,
Norma, 1997, Vol. 1, p.236
23
En la provincia de Tucumán, los actos conmemorativos del 1° de mayo organizados por la
CGTA produjeron incidentes entre los manifestantes y la policía - tanto en el centro de la ciudad
como en el interior de la provincia- aunque no llegaron a tener la dimensión masiva de las
manifestaciones del año anterior.

91 No obstante ello, lo más interesante de estas celebraciones fue
el rol protagónico que tuvieron los estudiantes universitarios y las modalidades de acción que se
desplegaron. La presencia de enormes contingentes policiales en la ciudad capital con el objetivo
de prevenir disturbios, desde el día anterior al acto programado, se combinó con una ola de actos
relámpago con los que grupos de estudiantes universitarios promovían las actividades
organizadas para el día siguiente, con el saldo de varios estudiantes y dirigentes sindicales
arrestados.

92 Al día siguiente, el acto central realizado en el local de la FOTIA, en el que
participaron dirigentes nacionales de la CGTA, se desarrolló sin graves incidentes. No obstante,
luego del mismo se reprimió fuertemente a la columna de obreros y estudiantes que marchó hacia
el local del ingenio Amalia “donde los obreros mantienen una olla popular en reclamo de salarios
adeudados”, y a la procesión obrera organizada por los párrocos Amado Dip y Francisco
Albornoz en las inmediaciones del ingenio La Esperanza

.93
Nuevos disturbios se produjeron en la provincia durante los últimos días de junio en el
marco de los actos programados por la “Comisión Coordinadora de obreros, estudiantes y
dirigentes de ex partidos políticos” en cumplimiento del paro organizado en repudio al segundo
aniversario de la Revolución Argentina. En esta oportunidad el único acto programado en la
ciudad capital estuvo a cargo de los estudiantes universitarios que hacia las 10 de la mañana del
día 28 se concentraron en el patio de la sede central de la UNT para escuchar a varios oradores
estudiantiles y a los dirigentes azucareros Benito Romano, de la CGTA y a Andrés Alvero de
Jujuy. Luego, durante la tarde, grupos dispersos de estudiantes y obreros realizaron actos de
protesta simultáneos en distintos puntos de la ciudad que duraban el tiempo que la policía tardaba
en llegar para dispersarlos. La noche anterior al día del aniversario, una bomba casera había
explotado en la entrada de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNT

94.
También en el interior de la provincia se realizaron actos de protesta aunque con distintas
modalidades. En el ingenio San Pablo se realizó “una pacífica manifestación a cuyo frente
marchaban el párroco local, Raúl Sánchez, el dirigente del sindicato, Miguel Lazarte, y
estudiantes de la Liga Humanista” que terminó sin sobresaltos en la iglesia local, donde se rindió
un homenaje “a los trabajadores caídos en la lucha por las reivindicaciones obreras”. En otras
91

La Gaceta, 2/5/68, p. 5.
92

La Gaceta, 2/5/68, pag 5 y 6
93

Primera Plana, 7/5/68, pag 15
94

La Gaceta, 29/6/68, pag 8
24
localidades del interior las manifestaciones no resultaron tan tranquilas. En Tafí Viejo, “la policía
impidió la realización de una manifestación por las calles de la ciudad”, aunque no pudo evitar
que se realizara un acto en el local de la Unión Ferroviaria, en el que hablaron el delegado
regional de la CGTA, Benito Romano, y el ex diputado de la democracia cristiana, Martín Dip.
En las inmediaciones del ingenio Amalia, por su parte, si bien los manifestantes arrojaron piedras
y bombas caseras a los vehículos que intentaban transitar por la zona y se incendiaron algunos
pastizales a los costados de la ruta, la policía “no pudo intervenir contra los manifestantes debido
a la presencia de mujeres y niños”. En el Departamento de Cruz Alta, en las cercanías al ingenio
San Juan, 14 obreros fueron detenidos por acciones violentas contra los vehículos que intentaban
transitar mientras se dispersaba la manifestación “de alrededor de 100 personas” que se realizó en
dicha localidad. En el ingenio San José, unas 30 personas, “vivando el nombre del dirigente
Leandro Fote (...) trataron de atentar contra la residencia particular de uno de los propietarios de
esa ex fábrica azucarera. (...) Los manifestantes, amparados en la oscuridad de la noche, lograron
escabullirse tras arrojar proyectiles contra los policías”

95
Este resurgir de las protestas impulsado y sostenido por las redes que vinculaban a las
bases y dirigentes combativos con los estudiantes universitarios y los curas y activistas políticos
radicalizados se insertó, no obstante, sobre un movimiento sindical fragmentado por los efectos
de la política azucarera y profundamente debilitado por la falta de fondos propios y de personería
gremial. Entre fines de marzo y principios de mayo del 68 estalló un conflicto interno en la
FOTIA que forzó la renuncia de su comisión directiva y la elección de una nueva conducción, a
pesar de que, al menos en el plano retórico, todos sus sindicatos se declaraban abiertamente
opositores a la política económica del gobierno y adheridos a la CGTA de Ongaro

96. Los
opositores a la ambigua conducción de Atilio Santillán, quien había sido elegido por segunda vez
Secretario General del gremio en 1967, argüían que la actual conducción había llevado a la
FOTIA hacia una debacle sin precedentes sin tomar previsiones para amortiguar la caída, y que
no estaba capacitada “para dirigir una etapa del proceso que es de recuperación”, mientras otros
argumentaban que era escasa su energía combativa. Antes de presentar su renuncia, la comisión
directiva expresó en un documento público que en FOTIA se estaba jugando la división de la
CGT nacional entre aquellos que pretendían una política gremial de oposición al gobierno y
95

Todos los datos sobre estas manifestaciones en el interior de la provincia provienen de La Gaceta, del día 29/6/68,
pag 5
96

El conflicto en la FOTIA se inició hacia fines de marzo y se estabilizó hacia mediados de mayo aunque nunca
terminó de resolverse. De hecho, las discusiones y divisiones internas seguirán siendo un asunto central del
gremialismo local hasta 1973.
25
aquellos que ganados por una visión meramente corporativa pretendían volver al juego de las
negociaciones con el oficialismo

97.
Más allá de los cruzados entretelones e intereses que acompañaron a este conflicto, lo
concreto es que al frente de los cuestionamientos a la comisión directiva de la FOTIA convergían
algunos de los dirigentes más radicalizados (como Fote) con la mayoría de los dirigentes de los
ingenios en funcionamiento que pretendían reencauzar su acción sindical hacia demandas
reivindicativas que permitieran cierta recuperación de los niveles de ocupación y de salarios así
como recobrar su personería gremial. Asimismo, la prensa nacional se hizo eco de fuertes
presiones gubernamentales sobre los dirigentes de los gremios intervenidos con el objetivo de
negociar la restitución de la personería gremial y los fondos financieros a cambio de una actitud
menos confrontativa.

98 Los efectos del conflicto entre los dirigentes azucareros se hicieron
evidentes durante el paro general decretado por FOTIA para el día 11 de julio que habría afectado
sólo parcialmente a 5 de los 17 ingenios en actividad en la provincia y al 10% de los obreros de la
zafra

99. Estos datos, tomados del diario tucumano La Gaceta, podrían parecer tendenciosos100. No
obstante, otros datos apuntan en el mismo sentido. Por ejemplo, el mismo día del paro Leandro
Fote presentó su renuncia como secretario de acción gremial de la comisión provisoria, elegida
poco tiempo antes, argumentando que “la inacción del actual Consejo Directivo y su falta total de
una política gremial clara de movilización de los trabajadores constituye un acto de traición a la
masa afiliada y a la magnífica tradición de lucha de nuestra querida federación”.

101 Pocos meses
más tarde, la mayor parte de la comisión directiva provisoria de la FOTIA junto a la CGT
regional se proclamaban a favor de la unidad del sindicalismo nacional pregonado por Perón y
respaldado por la central dialoguista. Para entonces, por otro lado, la CGTA ya comenzaba a
mostrar importantes signos de desgaste

102
97

La Gaceta 18/4/68, pag 6
98

Primera Plana
99

La Gaceta, 12/6/68, p. 6.
100

Sigal. Silvia, en su artículo “Crsis y conciencia obrera: la industria azucarera tucuamana”, Revista
Latinoamericana de Sociología

, México D.F, Vol. 6, N° 1, 1970, define e este paro como un rotundo fracaso.
101


Hacia 1969 hay signos importantes de desgajamientos dentro de la Central opositora así como una ninimización
de la labor sindical en beneficio de la formación de cuadros para la toma del poder por parte de algunos de sus
dirigentes más representativos. Ver, por ejemplo, los reportajes a Ongaro y a Benito Romano en

Cristianismo y
Revolución

Nº 13, abril 1969 y N º 14 de. mayo 1969, respectivamente. Raimundo Ongaro, por ejemplo, dice que a
lo largo del poco tiempo que lleva la Central opositora se ha logrado “separar la paja del trigo (...) hemos quedado
pocos pero los mejores”. También comenta que la CGTA está entrando en su segunda etapa que, sin dejar de lado las
luchas reivindicativas “que las puede hacer cualquier organización”, va a focalizarse en la formación de cuadros
tanto dentro del sindicalismo, como de la universidad, en la juventud y todos los ámbitos que puedan “para desde allí
creara las organizaciones de impacto, de respuesta, de acción (...) para lo que significa, en definitiva, la toma del
poder (...) las organizaciones que pueden darle el

knok-out al sistema no pueden estar dentro del sindicalismo porque
si así fuera estaríamos encarcelando a las propias instituciones”. En el reportaje a Benito Romano, el dirigente
26
En el campo de los pequeños cañeros, por su parte, una crisis similar desatada durante el
mes de abril de 1968 resultó en la suspensión por 30 días de su presidente histórico, Gaspar
Lassalle, y en la convocatoria a elecciones de nuevas autoridades. La discusión en el seno de la
gremial cañera se centró en la pertinencia o no de que la institución siguiera representando a los
cañeros expropiados y, en consecuencia gastando energías en la lucha por la restitución de sus
cupos –posición defendida por el presidente Lasalle

103.
El resurgir de las protestas lideradas por la CGTA en alianza con estudiantes
universitarios y sectores radicalizados de la iglesia católica, volvieron a inspiraron rumores de
“conspiraciones marxistas” y “conjuras católicas” localizadas en Tucumán, Córdoba y Rosario,
de las que se hicieron eco algunos medios de prensa y sectores de los servicios de inteligencia.
Por ejemplo, el semanario

Primera Plana en su número del 21 de abril comentaba (no sin cierto
tono irónico) que la provincia de Tucumán había sido elegida como lugar piloto para una masiva
protesta social que entre otras cosas implicaba “la división de la provincia en 10 zonas clave en
las que estallaría la subversión al unísono” y que, por lo tanto, no era casual la llagada de altos
jefes y tropas militares para ensayar “operativos de guerra preventivos” y operaciones
antiguerrilleras” en la provincia. La nota también reproducía la opinión de un supuesto dirigente
azucarero, nunca individualizado, que opinaba que el mayor problema de este plan era “la
excesiva participación de marxistas.

104 Un mes más tarde, la misma revista se hacía eco de un
supuesto informe de la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE), considerado “un disparate”,
cuya hipótesis central sostenía que los disturbios estudiantiles del pasado 28 de junio respondían
a “una conjura católica” de sacerdotes conciliares y jesuitas. Más allá de lo disparatado o no del
informe, la revista no perdió la oportunidad para poner de manifiesto las estrechas relaciones
entre las recientes protestas estudiantiles y el crecimiento de las tendencias socialcristianas y
demócrata-cristinas de inclinación izquierdista en Córdoba, Corrientes y Tucumán.

105
Hacia septiembre las manifestaciones estudiantiles volvían a poner a Tucumán, junto a
Rosario y Córdoba, en el centro de la escena nacional, mientras que el descubrimiento de una
célula guerrillera de ideología peronista en la localidad tucumana de Taco Ralo sorprendía a los
más avisados sectores de la inteligencia del estado

106. El año 1968 se cerró en esta provincia
azucarero acepta que la dirección actual de la FOTIA se ha desligado de la CGTA y también avanza comentarios
sobre las limitaciones del sindicato como organización revolucionaria y de la violencia como una necesidad de la
etapa actual de lucha.
103

La Gaceta, 10/4/68, pag 7 y 11/4/68, pag 5. Ver también Primera Plana, 23/4/68, pag 18
104

Primera Plana, 21/5/68, pag 17
105

Primera Plana, 9/7/ 68, pag 23
106

Descubrimiento de la célula terrorista de las Fuerzas Armadas Peronistas en Taco Ralo, el 16 de septiembre de
1968. Ver

Primera Plana 20/8/68, pag 20, 17/9/68, pag 13, y 1710/68 pag 18 y Anguita y Caparrós, LaVoluntad, op
cit,
27
norteña con un enfrentamiento entre el nuevo gobernador y los siete “curas obreros” que
formaban el decanato de Famaillá, cuya querella pública en defensa de los sectores desocupados
a causa del cierre de los ingenios daba el tono al compromiso militante que a lo largo de los años
previos había arraigado en sectores del clero y parte del laiciado católico, no sólo tucumano:
“Señor Gobernador: aunque indignamente, nosotros los sacerdotes, somos herederos de un
Evangelio que arde como fuego, hoy estamos de pie porque se nos ha dicho que el Espíritu
del Señor hace violencia para la liberación de los pobres (...) Nuestro compromiso ya está
dado. Si se cierran todas las puertas buscaremos las rendijas para que no falte ni pan ni
dignidad a nuestro hermanos”.

107
El año 1969 se inició en Tucumán con nuevos actos de protestas en las inmediaciones de
los ingenios cerrados o amenazados por la quiebra. Ya en enero, en el ingenio Bella Vista, cuyo
principal dirigente era Atilio Santillán, se organizó un acto para presionar al gobierno por la
expropiación y nacionalización de la fábrica en el que los presentes quemaron una esfinge del
Secretario de Gobierno de la nación. Entre los 12 oradores anunciados se encontraba Raimundo
Onagaro. Su secreta detención por unas horas en la frontera de Santiago del Estero impidió que
llegara al acto y que el hecho causara disturbios

108. Un mes más tarde, la presencia de Ongaro en
Tucumán produjo nuevos mitines entre los azucareros rebeldes. El primero de ellos, en el ingenio
cerrado Esperanza, congregó a casi “4.000 insurgentes” pero no produjo incidentes

109. No ocurrió
así en el ingenio San Ramón donde las acciones de la policía con la intención de impedir la
presencia de Ongaro produjeron “una pueblada” en Villa Quinteros acaudillada por el cura local,
Fernando Fernández, en la que participaron casi 2.000 personas y donde hubo varios heridos

110.
Ongaro fue puesto en libertad de inmediato por falta de méritos y “volvió a predicar la rebelión”
pero esta vez en el ingenio cerrado Santa Lucía. Estos hechos ocurrieron a lo largo de febrero de
1969, justo en el momento en que se descubría a un nuevo grupo guerrillero de orientación
peronista en la vecina provincia de Jujuy, y la prensa no dejó de especular sobre la relación entre
ese hecho y la larga estadía de Ongaro en Tucumán. Según el estudio de Lucas Lanusse, varios de
los apresados en Jujuy militaban también en organizaciones de superficie vinculadas a la
CGTA

111
107

Ver La Gaceta de los días 11, 14 y 20 de noviembre 1968, páginas 6, y 7 respectivamente. El conflicto se desató a
causa de la promesa no cumplida por el gobierno provincial de auxiliar a la Cooperativa Agropecuaria Fray Justo
Santa María de Oro constituida en 1966 por obreros y cañeros afectados por el cierre de los ingenios de la zona y con
el supuesto apoyo del Ministerio de Bienestar Social de la provincia.
108

Primera Plana 21/1769 y 18/2/69, pag 11 (el hecho ocurrió el 7 de febrero)
109

Primera Plana, 2573/69 pag 10 y 1/4/69, pag 10
110

Primera Plana 18/2/69 pag 11, y 25/3/69, pag 10
111

Ver ibid y Lucas Lanusse Montoneros y el mito de sus 12 fundadores, Vergara, Bs. As, 2005
28
Hacia fines de marzo, los integrantes de la Comisión de Defensa del ingenio Bella Vista,
encabezada por el cura Francisco Albornoz, el ex secretario de la FOTIA Atilio Santillán y un ex
diputado ucrista, Manuel Valero, organizaron una marcha hacia la capital provincial, en la que
participaron más de 1000 personas, para solicitar una inmediata solución a la situación del
ingenio en bancarrota. La respuesta insatisfactoria dada por las autoridades a los dirigentes habría
irritado a los manifestantes que comenzaron a quemar neumáticos y lograron descarrillar un tren
de carga mientras eran reprimidos por la policía. Estas acciones llevaron a las autoridades a
conseguir fondos de la nación para pagar los sueldos atrasados y avanzar las negociaciones con la
empresa azucarera para definir la posibilidad de transferir el ingenio a una sociedad formada por
el estado provincial y fuerzas vivas de la región.

112 A principios de abril, los pobladores de Villa
Quinteros, decidieron interpelar al Gobernador en plena ruta, mientras se dirigía hacia la ciudad
de Concepción, para reclamarle por la modificación de la política azucarera,. Según

Primera
Plana

la policía interpretó las acciones como un intento de secuestro y eso produjo una fuerte
represión contra los manifestantes que dejó como saldo 21 vecinos y 11 policías heridos

113 El
hecho provocó el repudio de agrupaciones estudiantiles, políticas, sindicales y vecinales; 35
sacerdotes, encabezados por el obispo de Concepción, declararon su solidaridad con los
habitantes de Villa Quinteros y 12 estudiantes iniciaron un ayuno de varios días en la Parroquia
Pío X de la capital, en solidaridad con los desocupados de esa localidad

114.
Pocos días antes, por otra parte, 13 de esos mismos curas que desde fines del año anterior
se habían organizado como Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo (MSTM), habían
iniciado una nueva querella pública pero esta vez con el Arzobispo de Buenos Aires y ex
Arzobispo de Tucumán, Monseñor Aramburu, a quien dirigieron una carta pronunciándose contra
su decisión de impedir cualquier acción o definición política por parte de los párrocos de Buenos
Aires sin autorización previa del arzobispado. De inmediato, el dirigente Benito Romano respaldó
públicamente la actitud de los 13 curas del MSTM de Tucumán, muchos de los cuales estaban al
frente de las Comisiones Pro defensa de los pueblos de ingenios cerrados que se habían creado a
los largo de 1967 y 1968, en estrecha vinculación con los dirigentes sindicales más combativos
enrolados en la CGTA.

115
Este nivel de conflictividad y articulación de sectores no era privativo de Tucumán. En las
provincias de Córdoba y Santa Fé, sobre todo, las acciones de los gremios combativos nucleados
112

Primera Plana, 1/4/69, pag 10
113

Primera Plana, 13/5/69, pag 9
114

ibid
115

La Carta de los 13 curas tucumanos, así como la nota de apoyo de B Romano pueden leerse completas en la
revista

Cristianismo y Revolución N° 13, abril 1969 y N°14, junio 69
29
en torno a la CGTA, de los estudiantes, los sacerdotes y los activistas políticos radicalizados
habían impulsado acciones de protesta de características similares aunque a partir de sus
problemas locales específicos.

116 Particularmente en el ámbito universitario, el anuncio del
aumento de los tickets para los comedores estudiantiles produjo una ola de movilizaciones
durante abril y mayo en el Chaco, Corrientes y Rosario que, al ser fuertemente reprimidas por la
policía dejó como saldo dos estudiantes muertos y muchos otros heridos y detenidos. La
solidaridad del los estudiantes de otras provincias, entre ella Tucumán, no se hizo esperar.
El día 19 de mayo, los estudiantes tucumanos nucleados en la Federación Universitaria
del Norte adhirieron al paro nacional estudiantil por 48hs para los días 20 y 21 de mayo,
decretado por la Federación Universitaria Argentina (FUA), en “repudio a la represión policial y
en homenaje a los estudiantes Cabral y Bello muertos en Corrientes y Rosario”

117. Desde esta
fecha hasta el día 27 de mayo la tensión fue en aumento en la ciudad de San Miguel de Tucumán:
las asambleas estudiantiles, las tomas de facultades, las movilizaciones por el centro urbano, los
actos relámpago y las persecuciones policiales se acrecentaban día a día

118. Los estudiantes
recibieron la adhesión de los párrocos de las comunas rurales, de dirigentes gremiales y políticos
radicalizados y de un número importante de estudiantes secundarios que se plegaron al paro
estudiantil universitario, ahora extendido por 48 horas más. Los estudiantes movilizados
reclamaban el cese de la represión, la liberación de los estudiantes presos, el aumento del
presupuesto universitario, la baja del precio de los comedores estudiantiles, la restitución de la
autonomía universitaria y del co-gobierno y la destitución de las autoridades consideradas
“personeros de un régimen represor y oligárquico responsable de la miseria que atravesaba la
mayoría del pueblo argentino”.
En el marco de esta lucha, la Juventud Universitaria Católica de Tucumán organizó una
misa en honor a los estudiantes caídos para el día 26 de mayo en la parroquia Pio X, dirigida por
el párroco Amado Dip. Cerca de 2000 estudiantes concurrieron a la misa y escucharon la homilía
más que encendida del padre Juan Ferrante.

119 Al terminar la misma, se organizó una “Marcha
116

Por ejemplo, la carta de los curas tucumanos, coincidió con la renuncia de 30 clérigos de la diócesis de Santa Fé
en repudio a la destitución de dos compañeros por apoyar una revuelta vecinal contra el cierre del ingenio Arno en el
norte de esa provincia. Buscar cuestiones similares en córdoba
117

La Razón, 20 de mayo 1969, Archivo DIPBA, Mesa Referencia, Legajo 15369, f.2.
118

Entre las acciones novedosas que acompañaron este proceso, podemos mencionar la interrupción, por parte de un
grupo de estudiantes, de la función de la obra teatral Romeo y Julieta en la que estaban presentas el gobernador y
todo su gabinete. Durante este acto, los estudiantes consiguen hacer parar a la mayoría de los espectadores y
hacerlos vivar en repudio a la represión policial.

La Gaceta, 25 de mayo 1969.
119

“Hoy los cristianos tenemos que dar testimonio de las enseñanzas de Cristo para que el combate que libran los
estudiantes no sea en vano, pues si queremos hacer una revolución tenemos que hacerla hasta el fin, y si caen algunos
que su sangre sea semilla liberadora”, con estas palabras inició su misa el padre Ferrante, Ver

Cristianismo y
Revolución

, N°17, junio 1969. La narración de los hechos está sacada de los recortes de los diarios La Gaceta, La
30
del Silencio” por la ciudad, encabezada por los párrocos Dip, Villena y Vecce, a la que se
sumaron nuevos contingentes estudiantiles. Al acercarse a la casa de gobierno la manifestación
fue brutalmente reprimida por la policía que persiguió a varios estudiantes hasta el local de la
FOTIA que también fue ferozmente atacado.

120 La represión continuó a lo largo del día. Hacia la
noche, los detenidos sumaban más de 200 - la mayoría estudiantes universitarios. El ataque al
local de la sede azucarera generó la inmediata reunión de los dirigentes del sindicalismo local
que, a pesar de sus grandes diferencias, resolvieron en conjunto adherir al paro general
convocado por las dos centrales nacionales para el 30 de mayo en repudio a la represión a los
estudiantes y a otras medidas del gobierno consideradas anti-obreras. Los dirigentes alineados en
la CGTA, por su parte, también convocaron a un acto obrero-estudiantil para la tarde siguiente en
la sede de la FOTIA.
Los disturbios volvieron a estallar al atardecer del día 27. En esta oportunidad
manifestaciones estudiantiles avanzaron sobre distintos puntos de la ciudad de manera
simultánea, destruyendo el alumbrado público y levantando barricadas con los vehículos que
encontraban a su paso. La casa de gobierno y el Jockey Club fueron apedreados por una columna
de alrededor 3000 estudiantes, según varias crónicas del hecho

121. Alrededor de entre 1500 y
3000 personas, la mayoría estudiantes, según los distintos diarios, concurrieron al acto en la sede
de la FOTIA donde escucharon a Benito Romano. La noticia de la muerte de una estudiante a
causa de la represión del día anterior y de un obrero azucarero en episodios más que confusos
ocurridos durante ese mismo día en la localidad de Río Salí

122, produjeron nuevas marchas y
actos de repudio. Llegada la noche a policía provincial había sido totalmente desbordada y el
restablecimiento del orden pasó a manos de la V Brigada de Infantería del Ejército, que recién
logró recuperar la calma a altas horas de la madrugada del día 28 en base de una demostración de
fuerza que no dejó de violentar escuelas, hospitales y hasta la sede de la Federación Económica
de Tucumán –y cuyo presidente sufrió un infarto mientras discutía con el jefe del operativo
militar

123.
Al contrario de lo sucedido en la vecina Córdoba, los días 29 y 30 de mayo fueron
relativamente calmos en Tucumán, seguramente a causa de la presencia del ejército que
permaneció en la ciudad en custodia del orden restablecido y de los tribunales militares que se
Nación

, Clarín, La Prensa, La Razón de los días 24 al 28 de mayo de 1969, contenidos en el Archivo DIPBA, Mesa
Referencia, Legajo 15369. Con más o menos detalles todos los diarios relatan los mismos episodios.
120

Ver diarios La Gaceta, La Nación, Clarín, La Prensa, La Razón de los días 28 y 29 de mayo de 1969, Archivo
DIPBA, Mesa Referencia, Legajo 15369.
121

Ibid y Primera Plana, no. 235, 27 de mayo de 1969 y no. 236, 3 de junio de 1969, p. 11.
122

Ver crónicas en los diarios La Gaceta, La Nación, Clarín, La Razón, de los días 28, 29 y 30 de mayo de 1969,
Archivo DIPBA op cit.
123

31
habían instalado para juzgar a los detenidos que aún no habían sido liberados –alrededor de unos
20. A pesar del intento de los sectores más vinculados a la CGTA por volver a movilizar a la
población el día 3 de junio con la convocatoria a un “funeral cívico” en honor a los muertos en la
lucha de los días previos, la población no acudió a la cita y prefirió expresar su repudio a los
acontecimientos a través de declaraciones y comunicados de prensa

124. Como efecto directo de
los enfrentamientos, hacia medidos de junio se anunció la renuncia del gobernador de la
provincia, pero no la del rector de la Universidad, el ingeniero Rafael Paz.
En el plano, nacional, mayo de 1969 significó el comienzo del fin de la Revolución
Argentina: la inmediata destitución del ministro de economía de la nación no frenó la profunda
desestabilización de la figura del presidente Onganía, ni la creciente pérdida de credibilidad en
las Fuerzas Armadas, ni el proceso de radicalización política profundamente acelerado durante
los escasos años transcurridos desde 1966. Al contrario, los múltiples disturbios ocurridos en gran
parte del país durante el mes de mayo de 1969, y su culminación en el Cordobazo, abrieron una
nueva etapa en la vida política nacional. Sin ninguna duda, todas las acciones desarrolladas a los
largo de los años previos en las diversas regiones del país contribuyeron al debilitamiento del
régimen y a la apertura del nuevo proceso. Pero el auge de las movilizaciones que se sucederán
desde entonces ya no tendrá al movimiento obrero azucarero como actor principal en Tucumán.
Tucumán estuvo ciertamente en el epicentro de este proceso pero con una dinámica local
en la que los sectores constitutivos y fundamentales de su larga tradición contestataria
comenzaban a mostrar importantes síntomas de debilidad. Los obreros azucareros agrupados en
la FOTIA, protagonistas principales de la mayor parte de la historia de las protestas y las
movilizaciones populares en la provincia, y que desde temprano en los sesenta mostraban signos
de desarrollo de cierto discurso o tendencia clasista, comenzaron a replegarse de la lucha frontal
en las calles. A partir de 1967 la mayoría de los sindicatos de ingenios abiertos no participó de las
movilizaciones y otras acciones de protesta. La mayor parte de las mismas se realizaron alrededor
de los ingenios cerrados o amenazados por una inminente quiebra y fueron dirigidas y
organizadas por dirigentes gremiales y religiosos de clara orientación combativa o directamente
revolucionaria, mayoritariamente vinculados a la CGTA, pero también cada vez más distanciados
de la conducción oficial de lo que quedaba del movimiento azucarero organizado. Para 1969 la
capacidad de resistencia de la FOTIA no podía ocultar los signos de una creciente
desarticulación, producto no sólo de la intervención oficial y de las divisiones internas, sino
también del desgaste sufrido por varios años de lucha y de feroz represión que no pudieron
revertir derrotas evidentes: el cierre de 11 ingenios, de un total de 27, en un solo año, una brutal
reducción de los niveles de producción, porcentajes altísimos de emigración y de desempleo y
124

ibid,
32
una organización sindical que en este corto plazo no solo perdió su personería gremial y el
control de sus fondos financieros sino también un porcentaje muy significativo de sus afiliados –
de los 36.000 afiliados que la FOTIA tenía en 1966 pasó a tener 19.000 en 1969.

125
Durante el período que va de 1965 a 1969, la encumbrada resistencia de los sectores
obreros y campesinos su acercamiento y articulación con otros sectores sociales quizás impidió
que cerraran nuevos ingenios y logró la implementación de medidas paliativas al creciente
desempleo, pero no logró torcer el rumbo de la reconversión económica trazada para la provincia
por el gobierno nacional.
Los tucumanazos de 1970 y 1972
Tampoco lograrán este objetivo las movilizaciones masivas de noviembre de 1970 y junio
de 1972 –los “Tucumanazos” más propiamente dichos. No tenemos espacio en este trabajo para
explayarnos en detalle sobre los variados conflictos y la interesante dinámica que encierran estos
dos hechos de masas (y menos aún sobre su relación con los cambios políticos sucedidos a nivel
nacional). Sin embargo, una alusión al menos general a los mismos nos permitirá mostrar las
modificaciones que sufrió el campo de protesta tucumano posteriormente a 1969. Estos cambios,
estuvieron en consonancia con los signos que comenzaron a perfilarse en la etapa anterior y que
continuaron profundizándose, haciendo cada vez más prístino el deterioro de la combatividad
obrera y campesina y su reemplazo por otros sectores como los estudiantes universitarios y los
empleados públicos.
El “Tucumanazo” de 1970 estuvo principalmente vinculado a la lucha estudiantil contra la
política intervensionista en la UNT dirigida por el rector Paz, aunque también se inscribió en el
marco de una sumatoria de conflictos diversos que daban cuenta del profundo desgaste que sufría
la Revolución Argentina.
Un análisis del conflicto desatado en noviembre de 1970 muestra varios puntos de interés
para contrastar con las protestas de los años anteriores. Por un lado, estamos frente a un conflicto
callejero que si bien contiene a sectores heterogéneos muestra una evidente preeminencia de
estudiantes universitarios y gran apoyo de parte de los vecinos del centro de la ciudad una vez
que se lanza la feroz represión. En este punto, el Tucumanazo de 1970 se parece bastante al
Cordobazo de 1969, donde la participación espontánea (no programada) de la ciudadanía fue un
dato que sorprendió a todos. Sin embargo, a diferencia del Cordobazo los principales gremios de
la provincia de Tucumán no participaron orgánicamente del enfrentamiento. Los judiciales, los
maestros y otros gremios que venían reclamando al gobierno por mejoras salariales se retiraron
de la escena cuando estallaron los enfrentamientos entre la policía y los estudiantes. La FOTIA y
la CGT regional, desde fines de 1969 dirigidas por sectores receptivos al diálogo con el gobierno,
125

33
se sumaron al clamor antigubernamental una vez desatada la represión sobre el local dela FOTIA
y cuando se hizo evidente la avanzada del PEN sobre sus intereses en la recién creada CONASAla
Comapañía Nacional Azucarera, S.A, un ente estatal creado por el PEN en mayo de 1970 para
evitar el cierre de los tres ingenios de la Compañía Azucarera Tucumana finalmente intervenidos
hacia principios de ese año, y que posteriormente también incorporará a los ingenios en quiebra
Bella Vista y San Juan.
Pero ni siquiera en el momento de mayor clamor contra el gobernador de la provincia
estos nucleamientos sindicales rompieron con su recuperada dinámica de negociación directa con
las autoridades nacionales. El tardío llamado de la FOTIA a un plan de acción y movilización de
las bases en defensa de la CONASA, en este contexto, pareció funcionar más como la vieja
táctica vandorista de presionar para negociar que como un desafío de mayor alcance a la política
provincial y nacional -práctica más acorde con la dirección que la FOTIA y la CGT habían
retomado desde fines de 1969.
Las demandas en curso durante esta protesta también habían variado. El eje de los
reclamos gremiales ahora se centraba en aumentos salariales y medidas contra el desempleo. Los
reclamos azucareros habían abandonado las críticas generales al gobierno y a su política
azucarera para centrarse en reclamos puntuales sobre algunos ingenios amenazados y la defensa
de las fuentes de trabajo. Los dirigentes azucareros combativos como Benito Romano, Leandro
Fote, Bernardo Villalba, Raúl Sánchez, e incluso Atilio Santillán, así como las voces de la gran
mayoría de los curas obreros no ocuparon durante noviembre de 1970 el lugar central que habían
tenido en las protestas de los años previos –quizás porque en el seno de los sectores más
combativos se estaban redefiniendo las estrategias de lucha, quizás porque muchos de estos
dirigentes estaban presos o clandestinos, quizás porque otros dirigentes habían recuperado un
lugar de liderazgo, quizás porque el mismo proceso de reconversión económica de la provincia
había avanzado los suficientes como para imponer serios límites a la capacidad de acción de los
azucareros y sus iniciativas comunitarias y de acción directa centradas alrededor del sindicato.
El “Tucumanazo” de junio de 1972, o “Quintazo”, se produjo dos años más tarde en el
marco de la retirada de la Revolución Argentina y del Gran Acuerdo Nacional convocado por el
presidente Lanusse en mayo de 1971. En gran medida por ello, los frentes de conflicto que se
superpusieron durante el Quintazo fueron mucho más ramificados y políticamente complejos que
aquellos analizados para los años previos. Igual que en los casos anteriores, no obstante, los
enfrentamientos de junio del 1972 estuvieron precedido por una sucesión y acumulación de
conflictos y demandas sectoriales que prepararon el terreno para los violentos enfrentamientos de
junio, aunque los mismos fueran casi exclusivamente protagonizados por los estudiantes y sus
raíces tuvieran connotaciones primordialmente políticas y poco vinculadas, incluso, a la
34
problemática universitaria local. En este caso, por otra parte, la presencia de las organizaciones
armadas en los sucesos es claramente identificable, así como también lo es la ausencia no sólo de
los obreros azucareros aún agremiados en la FOTIA sino también de cualquier asunto vinculado a
la problemática azucarera.

126
Conclusión
Las insurrecciones de 1969, 1970 y 1972 en Tucumán suelen ser vistas como verdaderos azos, en
los cuales se manifestaría la creciente conciencia de clase y revolucionaria del proletariado
regional. Pero cuando uno se sumerge en el conjunto de conflictos, actores, demandas y
articulaciones producidas durante esas explosiones, la caracterización no parece tan clara. Por el
contrario, la clase obrera no se presenta como un actor principal de dichos eventos. En esta
ponencia nos hemos enfocado en el proceso previo de protesta social y radicalización política
experimentado en Tucumán entre 1965 y 1969 por considerar que allí radica una de las claves
para comprender no sólo las características que tomarán los levantamientos de 1970 y 1972 (entre
ellas, la escasa significación de la participación obrera, clasista y combativa), sino también la
interpretación que hizo de ellos verdaderos azos, en consonancia con el modelo del Cordobazo. Y
es que algo similar a una tendencia clasista parece haberse dado en Tucumán de manera temprana
y en un contexto que, lejos de asemejarse a la creciente pujanza que caracterizó a algunos de los
sindicatos cordobeces, estuvo signado por la creciente debilidad de la clase obrera tucumana y de
sus sindicatos. Es por eso que, cuando se desata el ciclo de protestas que a nivel nacional tiene
como punto de partida el Cordobazo, la clase obrera combativa de Tucumán ya se encontraba
diezmada y con sus organizaciones de clase a la deriva. Puestos a forzar comparaciones algo
impresionistas, podríamos decir que lo más parecido a un azo en Tucumán (por composición
social y en parte, demandas) se produce entre los años 1965 y 1968, pero ello se da, asimismo, en
un contexto general que hace pensar más en la Resistencia que en el ciclo iniciado en 1969. Por
añadidura, en este mismo período de creciente radicalización política, el movimiento obrero
experimenta una paulatina pero ineluctable retirada que será sólo superficialmente ocultada por el
proceso de radicalización y la emergencia de nuevos sectores que, finalmente, tomarán la posta
en la dirección de la protesta. Para 1969 ya son claramente visibles los signos de agotamiento de
la clase obrera combativa, parte de un proceso que no dejará de avanzar en los años siguientes. Y
126

Cabe mencionar que, por ejemplo, el propio Crenzel en su estudio sobre los Tucumanazos ya citado, admite la
retracción de la participación obrera en este segundo tucumanazo de 1972. No obstante ello, este dato así como aquel
de la crisis profunda en la que se sume la FOTIA a los largo de todo este proceso no lo llevan a observar una
retracción de la clase obrera en el proceso tucumano. Por el contrario, la existencia de sectores obreros, aunque
minoritarios, que se sumaron a las acciones desarrolladas por los sectores más radicalizados liderados por el
movimiento estudiantil lo llevan a ver en este proceso un auge de masas y un índice del avance de la conciencia
independiente de la clase obrera. Ver, Crenzel, op cit.
35
es, probablemente, al menos en parte, esa tradición de lucha la que tiñe las interpretaciones de los
fenómenos posteriores, sin embargo tan distintos.
En otros sentidos, la experiencia tucumana de los años 65-72 también puede verse como
punta de lanza de fenómenos que, a nivel nacional, adquirirán todos sus contornos con la última
dictadura militar, en tanto que asistimos a un plan sistemático de destrucción de la estructura
productiva característica de la Argentina peronista con la finalidad no sólo de modernizar e
incrementar la productividad del trabajo, sino también de eliminar uno de los principales
obstáculos que a proyectos semejantes se venía oponiendo desde 1955, e incluso antes: la
resistencia de una clase obrera organizada y relativamente poderosa que, por momentos, pareció
incluso pasar de las estrategias defensivas a otras que proponían avanzar aún más sobre los pasos
de lo ya alcanzado.
Constatar el desplazamiento de los obreros azucareros del centro al margen del campo de
protesta tucumano durante estos años no agota, ni mucho menos, la riqueza histórica, política y
analítica encerrada en los tucumanazos de 1970 y 1972. Al contrario, su estudio merece ser
encarado de manera profunda ya que a través de él pueden observarse diversas manifestaciones
de la crisis más general que estaba atravesando la sociedad Argentina y los modos concretos en
que la misma afectó a muy diversos actores sociales y políticos en contextos específicos –
cuestiones que las miradas macro-nacionales quizás no dejan ver claramente. Si no nos hemos
detenido en ello es simplemente por cuestiones de espacio y porque antes de seguir avanzando en
esa dirección resulta necesario despejar algunas de las imágenes recurrentes que, ya desde
aquellos mismos años, recorren el imaginario tanto social y político como académico sobre “un
interior convulsionado” que parece despertar de su letargo recién en mayo de 1969 junto a los
obreros y estudiantes durante el Cordobazo.
El caso tucumano aquí analizado no pretende poner en duda la cronología establecida que
señala a mayo de 1969 como un momento de inflexión en la dinámica política nacional.
Simplemente intenta mostrar que para el caso tucumano tomar al año 1969 como punto de partida                           
BEBA BALBE Y CARLOS O. SUAREZ
para pensar la creciente convergencia entre protesta popular y radicalización política implica no
sólo una lectura muy influenciada el peso simbólico del Cordobazo, sino también dejar de lado
una experiencia previa en la que la clase obrera tucumana fue protagonista de un proceso de
radicalización en el que se ensayaron formas de acción diferentes a las que se impusieron
posteriormente. Su fracaso a la hora de            confrontar las políticas de fondo impuestas por el
gobierno autoritario de la Revolución Argentina en esta provincia, quizás también nos ayude a
explicar mejor las formas de confrontación predominantemente vanguardistas que se impusieron
dentro del “campo revolucionario” a partir de esta fecha
ARCHIVO DOC."LA VOZ DEL PAIS " DE CARLOS SUAREZ .
CLAUDIO FERNANDEZ


Comentarios

Entradas populares de este blog

COLOMBIA,LA APUESTA DE LOS BARBAROS

COLOMBIA LA APUESTA DE LOS BARBAROS Por Jorge Luis Ubertalli Desde los “Pájaros” del Valle y Caldás, los “Aplanchadores” de Antioquia, los “Penca Ancha” de las sabanas de Sucre y la “Policía Chulavita” de Boyacá, engendrados en los años 50 del pasado siglo, los paramilitares colombianos, fuerza de choque de la reacción, apadrinados por los EE.UU. y aunados a las fuerzas represivas oficiales y a los grandes terratenientes devenidos en narcotraficantes, a las multinacionales petroleras y otros emprendimientos capitalistas legales o ilegales, se constituyeron en azote del pueblo. Hoy, guardias blancas como las “Aguilas Negras” y otros grupos, discípulos a su vez de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), conformadas a mediados del 90 por bandas paramilitares de los 32 departamentos de Colombia, recrean sus masacres y amenazas frente a la actualidad de paz y lucha política, forma principal de la lucha de clases, que se instala en el país. El proceso de pacificación de Colom…

Militantes del Peronismo Revolucionario uno por uno. por Roberto Baschetti,

militantes del peronismo revolucionario uno por uno SINIGAGLIA, Roberto Juan Carmelo.
Roberto era hijo de un ex cónsul italiano, oficial retirado del ejército de su país y fascista asumido públicamente. Inclusive de jovencito a él, no le disgustaba dicha mirada político-social del mundo y se apasionaba con su lectura preferida, los aforismos de Nietzsche. Pero en la vida todo cambia. En 1955, Roberto hizo el servicio militar obligatorio y un año más tarde dio su apoyo a la sublevación fallida del General Juan José Valle, lo que le valió un tiempo de persecución y cárcel. Y en ese momento de encarcelamiento, conoció a un militante peronista de fuste: César Marcos (ver su registro) que le hizo comprender las cosas, proporcionándole una lectura de la realidad, vista de una manera diferente a la que acostumbraba hasta entonces. Su amigo y compañero de militancia gremial, el Dr. Eduardo Luis Duhalde, da su semblante: “Roberto, por su parte, era un bohemio capaz de ver amanecer en una mesa d…

1955, EL COMIENZO DE LA DESTRUCCIÓN NACIONAL

16 DE SEPTIEMBRE DE 1955, EL COMIENZO DE LA DESTRUCCIÓN NACIONAL
“No dejen que Argentina se convierta en potencia. 

Arrastrará tras ella a toda América Latina”

Winston Churchill 
Yalta 1945.

"La caída del tirano Perón en Argentina es la mejor reparación al orgullo del Imperio y tiene para mí tanta importancia como la victoria de la segunda guerra mundial, y las fuerzas del Imperio Inglés no le darán tregua, cuartel ni descanso en vida, ni tampoco después de muerto.

Winston Churchill
Discurso en la Cámara de los Comunes 1955.
¨...la Argentina había demostrado ante el mundo su asombrosa capacidad con alto grado de desarrollo industrial y avanzada tecnología, exhibida tan solo con la construcción de un avión a reacción - el “Pulqui”- convirtiéndose así en líder del Tercer Mundo.

Esto hacia que Argentina, con diez años más de gobierno PERONISTA se convertiría en el líder industrial de Iberoamerica, por ese motivo era necesario su derrocamiento.


Si Argentina mantuvo aun así,su alto nivel de ind…