Ir al contenido principal

Se nos fue un imprescindible luchador popular








Se nos fue un imprescindible luchador popular
Murió Alfredo Ferraresi



Dolor, tristeza y un poco también de rabia, sentimos hoy cuando nos enteramos por medio de voces amigas, del fallecimiento de ese enorme compañero revolucionario que es Alfredo Ferraresi. Don Alfredo para casi todos los que, jóvenes, casi niños, comenzamos a andar los prolongados caminos de la militancia popular, allá por los años 60 y 70. Y en ese rincón entrañable, que aún perdura, el Sindicato de Farmacia, empezamos a toparnos con hombres y mujeres que forjaban la Resistencia peronista al gorilaje fusilador y a sus cómplices "demócratas" de la politiquería.
Jorge Di Pasquale, Pepe Azcurra, Alfredo Ferraresi, Horacio Mujica, y tantos otros y otras que nos abrieron la puerta del Sindicato para que de a poquito nos vayamos sumando a la lucha "por el regreso de Perón y el Pueblo al poder", como anunciaban las consignas de aquellos tiempos.
Alfredo Ferraresi ya se caracterizaba por su carácter tranquilo pero firme ante cualquier injusticia. Heredero, como Di Pasquale y el resto de compañeros de Farmacia, de una historia increíble de compromiso militante, de internacionalismo solidario, que hizo que el gremio fuera en los años calientes de la lucha antifranquista, un bastión de apoyo a los luchadores republicanos, enviando medicamentos y hasta brigadistas.
Luego vino el peronismo, y como nos contaba Don Alfredo en una entrevista que le hicimos hace un par de años, él se dio cuenta que allí nacía un nuevo camino de restauración revolucionaria que por sobre todas las cosas incluía como protagonista a la clase trabajadora. Así fue que desde su empleo en una farmacia de barrio, comenzó a darse cuenta que la adhesión a ese Movimiento aun incipiente, no era sólo cuestión de palabras sino que había que poner el cuerpo, y vaya si lo puso en todos estos años de lucha incansable.
Don Alfredo era un soldado disciplinado de la Resistencia, un peronista de los de abajo, sin dobleces ni especulaciones. De aquellos a lo que Evita consideraba como imprescindibles. Sindicalista antiburocrático hasta la médula, siempre prefirió -junto con Raimundo Ongaro y la CGT de los Argentinos- "honra sin sindicatos, que sindicatos sin honra".
Ferraresi acompañó el júbilo popular del 11 de marzo de 1973 y esos primeros meses del gobierno del Tío Cámpora, y no dudó en enfrentar la derechización del peronismo, cuando una banda facciosa en la que se alineaban Isabel Martínez, José López Rega y otros de su calaña, se hicieron con el gobierno. Esas definiciones y otras muchas lo fueron convirtiendo a Don Alfredo en un grande del campo popular y una figura de consulta para quienes dudaban del camino a seguir en tales difíciles circunstancias.
Como era previsible, un buen día, en marzo de 1976, el cielo se nubló definitivamente y los milicos caminaron a destajo por las calles del país, generando terror y muerte. Pero incluso en esas circunstancias límites, Farmarcia nunca dejó de ser el lugar donde, sin ningún tipo de sectarismos, el peronismo y la izquierda revolucionaria encontraron su refugio y su cobijo. Luego sobrevino el secuestro y asesinato de Jorge Di Pasquale, creando un momento que fue de inflexión y que asestó un golpe tremendo al corazón de hombres como Ferraresi, quien sin embargo, tragó saliva, apretó los dientes y siguió luchando como siempre.
Jamás abandonó la actividad sindical ni su puesto de mando en lo que ahora es la Asociación de Empleados de Farmacia, Nunca dejó de recibir a quienes lo necesitaban, tanto para hablar "qué se puede hacer" por los compañeros presos (a lo largo de todos estos años) o de homenajear la memoria de los 30 mil desaparecidos y los mártires de la Resistencia Peronista. Ese era su puesto de lucha y su forma de rendir honores a quienes lo tuvieron como un hermano de tantas batallas. A Cacho El kadri, a Gustavo Rearte, a Susana Valle, al Mayor Bernardo Alberte, y tantos otros luchadores y luchadoras.
Ahora, Don Alfredo, decidió irse a seguir la batalla en otras latitudes. Lo vamos a extrañar, seguro, porque el hueco que nos deja es descomunal, pero preferimos no llorarlo, sino decirle que todo lo que sembró a lo largo de estas ocho décadas, seguirá dando frutos, porque la muerte no logra acallar los ejemplos que él nos ha dado. Tanto en la lucha por la Revolución en Argentina, como el palpitar estas experiencias de rebeldía latinoamericana que en los últimos años lo llenaron de orgullo.
Compañero Alfredo Ferraresi, hasta la victoria siempre.
 
Carlos Aznárez



Comentarios

Entradas populares de este blog

COLOMBIA,LA APUESTA DE LOS BARBAROS

COLOMBIA LA APUESTA DE LOS BARBAROS Por Jorge Luis Ubertalli Desde los “Pájaros” del Valle y Caldás, los “Aplanchadores” de Antioquia, los “Penca Ancha” de las sabanas de Sucre y la “Policía Chulavita” de Boyacá, engendrados en los años 50 del pasado siglo, los paramilitares colombianos, fuerza de choque de la reacción, apadrinados por los EE.UU. y aunados a las fuerzas represivas oficiales y a los grandes terratenientes devenidos en narcotraficantes, a las multinacionales petroleras y otros emprendimientos capitalistas legales o ilegales, se constituyeron en azote del pueblo. Hoy, guardias blancas como las “Aguilas Negras” y otros grupos, discípulos a su vez de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), conformadas a mediados del 90 por bandas paramilitares de los 32 departamentos de Colombia, recrean sus masacres y amenazas frente a la actualidad de paz y lucha política, forma principal de la lucha de clases, que se instala en el país. El proceso de pacificación de Colom…

1955, EL COMIENZO DE LA DESTRUCCIÓN NACIONAL

16 DE SEPTIEMBRE DE 1955, EL COMIENZO DE LA DESTRUCCIÓN NACIONAL
“No dejen que Argentina se convierta en potencia. 

Arrastrará tras ella a toda América Latina”

Winston Churchill 
Yalta 1945.

"La caída del tirano Perón en Argentina es la mejor reparación al orgullo del Imperio y tiene para mí tanta importancia como la victoria de la segunda guerra mundial, y las fuerzas del Imperio Inglés no le darán tregua, cuartel ni descanso en vida, ni tampoco después de muerto.

Winston Churchill
Discurso en la Cámara de los Comunes 1955.
¨...la Argentina había demostrado ante el mundo su asombrosa capacidad con alto grado de desarrollo industrial y avanzada tecnología, exhibida tan solo con la construcción de un avión a reacción - el “Pulqui”- convirtiéndose así en líder del Tercer Mundo.

Esto hacia que Argentina, con diez años más de gobierno PERONISTA se convertiría en el líder industrial de Iberoamerica, por ese motivo era necesario su derrocamiento.


Si Argentina mantuvo aun así,su alto nivel de ind…

Militantes del Peronismo Revolucionario uno por uno. por Roberto Baschetti,

militantes del peronismo revolucionario uno por uno SINIGAGLIA, Roberto Juan Carmelo.
Roberto era hijo de un ex cónsul italiano, oficial retirado del ejército de su país y fascista asumido públicamente. Inclusive de jovencito a él, no le disgustaba dicha mirada político-social del mundo y se apasionaba con su lectura preferida, los aforismos de Nietzsche. Pero en la vida todo cambia. En 1955, Roberto hizo el servicio militar obligatorio y un año más tarde dio su apoyo a la sublevación fallida del General Juan José Valle, lo que le valió un tiempo de persecución y cárcel. Y en ese momento de encarcelamiento, conoció a un militante peronista de fuste: César Marcos (ver su registro) que le hizo comprender las cosas, proporcionándole una lectura de la realidad, vista de una manera diferente a la que acostumbraba hasta entonces. Su amigo y compañero de militancia gremial, el Dr. Eduardo Luis Duhalde, da su semblante: “Roberto, por su parte, era un bohemio capaz de ver amanecer en una mesa d…