Ir al contenido principal

Texto sin nombre. Muerto sin lugar Por Claudia Korol


 


en la cárcel
MURIÓ EL GENOCIDA VIDELA

Que no descanse en paz


Desde RESUMEN LATINOAMERICANO hacemos nuestro este excelente texto de Claudia Korol

Texto sin nombre. Muerto sin lugar
Por Claudia Korol

Murió un canalla. Un asesino serial. Un genocida. Un criminal. Un culpable
de muertes, torturas, exilios, prisiones, violaciones de mujeres, madres
sin hijos, hijos e hijas sin padres y madres, niños y niñas expropiados en
su identidad. Un fascista de esos que se dicen argentinos.

¿Qué hacer con ese muerto? ¿Qué pedazo de tierra vamos a contaminar con sus
desechables restos? ¿Cuánto tiempo dedicaremos a escupir sobre sus palabras
dichas en nuestro mismo lenguaje? ¿Qué piquetes haremos en nuestro infierno
para que no pueda entrar?

Tendría que existir un no lugar para los tiranos. Una especie de basurero
de la historia en el que no haya riesgo de reciclaje. Un lugar donde no
tengamos que volver a encontrarlos jamás. Donde ellos definitivamente no
estén… entre nosotras y nosotros. Cuando ya por suerte no respiran e
infectan nuestro mismo aire, cuando ya no largan su pútrido aliento sobre
el oxígeno que nos mantiene vivas… habría que inventar un no espacio para
ellos.

Pero sospecho que no. Que ese no lugar no existe. Sospecho que seguirán
ensuciando nuestras noches con pesadillas. Sospecho que todos lo “no” que
me salen en este texto, son voces escapadas de nuestro espanto.

El canalla murió en la cárcel. Algo es algo, me digo. Pero se llevó pruebas
y silencios a su tumba marmolada.

No voy a nombrarlo, me digo. No voy a contaminar mi texto. No quiero
compartir ya nuestro lenguaje con el suyo. Es que las palabras no pueden
significar lo mismo para ellos y para nosotras. No significan lo mismo,
digo.

Pero tal vez sí. Tal vez haya que decir que su apellido es un insulto para
la humanidad. Que los niños y niñas que hoy están naciendo, debieran saber
algún día, que de las entrañas de una argentinidad fascista que nos
espanta, nacieron tantos videlitas que dan asco y miedo… y que eso puede
volver a suceder, si no sabemos identificarlos. Que tal vez por eso una y
otra vez hay que marcarlos, señalarlos, escracharlos todos los días, si
queremos quitarles el poder sobre nuestras vidas.

El canalla murió en la cárcel, como corresponde. En una cárcel común. Pero
hay tanto fascista suelto. Y no hablo solamente de los dinosaurios viejos.
Hay tanto facho joven. Tanta desmemoria en territorios heridos de nuestra
historia cotidiana.

Me cuesta pensar que murió esa pesadilla. Porque la muerte finalmente es
parte de la vida. Y la vida es nuestra. El canalla se creyó dios, amo de la
vida y de la muerte… pero no. Ni dios ni el papa lo salvaron del final tan
ineludible. Murió en la cárcel me digo.

Y no habrá manera de quitarle las rejas de su cuerpo. Porque ni muerto será
perdonado. Y porque, aunque ensucie todo lo que toca, tampoco será
olvidado. Ni muerto.

Mientras el canalla se pudre en nuestra lastimada memoria… ahí seguimos. En
un caminar colectivo, tumultuoso, caótico, fértil. Vamos encendiendo
resistencias. 30000 veces 30000. Multiplicando rebeldías. Desmalezando de
fachos nuestros territorios. Sacándolos de todos los rincones. Porque “a
donde vayan los iremos a buscar”.

Y sembrando nuestro corazón en el camino. Amando definitivamente al pueblo.
Hasta la vida siempre.

Claudia Korol

17 de mayo, 2013

Comentarios

Entradas populares de este blog

COLOMBIA,LA APUESTA DE LOS BARBAROS

COLOMBIA LA APUESTA DE LOS BARBAROS Por Jorge Luis Ubertalli Desde los “Pájaros” del Valle y Caldás, los “Aplanchadores” de Antioquia, los “Penca Ancha” de las sabanas de Sucre y la “Policía Chulavita” de Boyacá, engendrados en los años 50 del pasado siglo, los paramilitares colombianos, fuerza de choque de la reacción, apadrinados por los EE.UU. y aunados a las fuerzas represivas oficiales y a los grandes terratenientes devenidos en narcotraficantes, a las multinacionales petroleras y otros emprendimientos capitalistas legales o ilegales, se constituyeron en azote del pueblo. Hoy, guardias blancas como las “Aguilas Negras” y otros grupos, discípulos a su vez de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), conformadas a mediados del 90 por bandas paramilitares de los 32 departamentos de Colombia, recrean sus masacres y amenazas frente a la actualidad de paz y lucha política, forma principal de la lucha de clases, que se instala en el país. El proceso de pacificación de Colom…

Militantes del Peronismo Revolucionario uno por uno. por Roberto Baschetti,

militantes del peronismo revolucionario uno por uno SINIGAGLIA, Roberto Juan Carmelo.
Roberto era hijo de un ex cónsul italiano, oficial retirado del ejército de su país y fascista asumido públicamente. Inclusive de jovencito a él, no le disgustaba dicha mirada político-social del mundo y se apasionaba con su lectura preferida, los aforismos de Nietzsche. Pero en la vida todo cambia. En 1955, Roberto hizo el servicio militar obligatorio y un año más tarde dio su apoyo a la sublevación fallida del General Juan José Valle, lo que le valió un tiempo de persecución y cárcel. Y en ese momento de encarcelamiento, conoció a un militante peronista de fuste: César Marcos (ver su registro) que le hizo comprender las cosas, proporcionándole una lectura de la realidad, vista de una manera diferente a la que acostumbraba hasta entonces. Su amigo y compañero de militancia gremial, el Dr. Eduardo Luis Duhalde, da su semblante: “Roberto, por su parte, era un bohemio capaz de ver amanecer en una mesa d…

El HONOR ACRIBILLADO

Atilio López: El honor acribillado
Por Juan Carlos Giuliani. Secretario de Comunicación y Difusión de la CTA

El 16 de septiembre de 1974 el dirigente sindical y ex vicegobernador de Córdoba, Atilio López, era cobardemente asesinado por los sicarios de la Triple A. Lo acribillaron con 132 disparos incrustrados en el cuerpo de un hombre digno y honorable, condenado por su lucha consecuente a favor de la causa nacional y popular. Tanta furia criminal sólo se explica en la necesidad de instalar el terror como política de subordinación a la estrategia de los grupos de poder que aguardaban agazapados el momento oportuno para terminar con el gobierno títere de Isabel y López Rega. El asesinato se produjo el día en el que se recordaba el decimonoveno aniversario de la llamada "Revolución Libertadora", que derrocó a Perón y dio inicio a 18 años de proscripción del peronismo.

El "Negro" Atilio ganó la consideración de los trabajadores cuando, actuando en el peronismo d…