Ir al contenido principal

11-S 28 PÁGINAS CENSURADAS DEL INFORME OFICIAL,por DR. OSCAR ABUDARA BINI




Recientes revelaciones publicadas en el sitio web de Press TV, el New York Post y Veterans Today han cambiado la historia.

La razón es simple: dos congresistas estadounidenses solicitaron leer el Informe del Congreso de la Investigación del 11-S, esta vez incluyendo los párrafos que el presidente Bush había ordenado eliminar.

Ambos congresistas afirman claramente que las páginas censuradas del informe atribuyen toda la responsabilidad de la planificación y ejecución del 11-S en una o más agencias de inteligencia extranjeras, no -oficialmente- “terroristas”. Los movimientos que han seguido a esta revelación no dejan lugar a dudas: los atentados que cambiaron el mundo a peor fueron planificados por los aliados sauditas del presidente Bush Jr., con quienes forma un auténtico cártel petrolero, en particular con el jefe de los servicios secretos saudíes, Bandar bin Sultan, quien en septiembre de 2001 era embajador de su país en E.E.U.U. Pero no acaban ahí las responsabilidades: la ejecución de los atentados fue posible gracias a la implicación de los servicios secretos israelíes.

Lo que también está claro es que el papel personal del presidente Bush en el encubrimiento de todo esto protegió a los verdaderos autores del 11-S y empujó a los EE.UU. no sólo a dos guerras dementes, sino a aprobar medidas draconianas contra las libertades de los ciudadanos estadounidenses.

La NSA y el golpe de Bush

El 11 de Septiembre fue un golpe de estado contra la Constitución. Informes publicados la pasada semana despejan algunas de las razones por las que Bush mintió al pueblo estadounidense, al Congreso, a los militares y a los países aliados. El director de la administración Obama para la Inteligencia Nacional, James Clapper, ha desclasificado nuevos documentos que revelan cómo se le dio a la NSA luz verde para iniciar el seguimiento de comunicaciones en la caza de los terroristas de Al-Qaeda después del 11-S. La administración del presidente Barack Obama ha confirmado públicamente por primera vez ‘la existencia de actividades de interceptación autorizadas por el presidente George W. Bush,’ tales como la recogida de metadatos de Internet y el espionaje telefónico como parte del ‘Programa de Vigilancia Terrorista” (TSP). Las revelaciones son parte de la campaña de Washington para justificar las actividades de espionaje de la NSA, en plena crisis provocada por las revelaciones del ex contratista de la NSA, Edward Snowden. Clapper explicó que el presidente George W. Bush autorizó por primera vez el espionaje en octubre de 2001, pocas semanas después de los ataques del 11 de septiembre.

"Podemos probar que Bush era totalmente responsable del encubrimiento de los autores del 11-S".

Los artículos publicados la pasada semana en el New York Post de Rupert Murdoch, escritos por el miembro del Hoover Institute del AIPAC (Comité de Asuntos Públicos Estados Unidos-Israel), Paul Sperry, no sólo culpan al Príncipe Bandar de Arabia Saudita como el cerebro del 11-S, sino que también implican a Bush.

De hecho, todo el aparato del AIPAC, el mayor grupo de presión en Washington, participa actualmente en una amplia campaña de presión para impedir que el congreso publique el informe real. ¿Se debe esto a que el verdadero informe acusa a Israel, y no a Arabia Saudita, y el AIPAC quiere que la historia de Murdoch / Sperry prevalezca? Da la sensación de que el lobby judío ha entrado en pánico ante la posibilidad de que salga a la luz su responsabilidad, y que se está intentando dejar como únicos culpables del 11-S a los saudíes.

El mito de Bin Laden “se derrumba”

El informe real, descrito como “chocante” por los congresistas que han pedido al presidente Obama desclasificar el informe completo, demuestra que no hubo participación de al-Qaeda, que no había razón para invadir Afganistán e Irak y que no había razón para lanzar al operativo de la CIA dirigido por el coronel Tim Osman contra el llamado “Osama bin Laden”.

De hecho, el Embajador Wanta Lee, un ex jefe de inteligencia de la Casa Blanca y el Inspector General del Departamento de Defensa bajo Reagan, ha citado las reuniones entre funcionarios clave del gobierno y bin Laden, que asistió a las reuniones celebradas en Los Ángeles y Washington DC, mientras que los EE.UU. supuestamente lo andaban cazando.

Wanta, que estuvo presente durante estas reuniones, afirma que “a principios de 1990, bin Laden, que sufría de enfermedad renal avanzada, fue trasladado a una instalación estadounidense en el Golfo Pérsico. A partir de ahí, bin Laden voló a Los Ángeles, aterrizando en el aeropuerto de Ontario, se reunió por Albert Hakim, en representación del Presidente Bush, Oliver North (en libertad bajo fianza de apelación), el almirante William Dickie, el abogado Glenn Peglau y el General Jack Singlaub, uno de los fundadores de la CIA. Hakim era el representante personal del Presidente Bush y responsable general del proyecto. Bud McFarlane, una figura de la contra en Irán indultado por el presidente Bush en 1992, también fue parte del grupo.

Bin Laden salió luego de Los Angeles hacia Washington DC. Allí se quedó en el Hotel Mayflower. Las reuniones se celebraron en el Metropolitan Club en Washington. El Abogado Glenn Peglau también se quedó en el Metropolitan. Su habitación fue asaltada y todas las pruebas de estas reuniones destruidas. En ningún momento hay registros, clasificados o públicos, de que este ‘grupo de trabajo’ fuera disuelto, ni hay constancia de que Osama bin Laden dejara en ningún momento de trabajar para el gobierno de E.E.U.U..

En 2001, en su última declaración pública, Osama bin Laden negó cualquier participación en los ataques del 11-S. No hay documentos clasificados que vinculen al agente de la CIA bin Laden con el 11-S.

¿Qué parte de la versión oficial sobre el 11-S es real?

En 2007, un equipo del FBI voló a Bangkok para entrevistar al ex especialista de inteligencia nuclear soviético Dimitri Khalezov. Khalezov dijo al FBI que, en la mañana del 12 de septiembre de 2001, asistió a un desayuno de trabajo junto con el jefe de operaciones del Mossad, Mike Harari y su hijo junto con otros operativos israelíes.

Khalezov informó al FBI de que esta reunión era para celebrar los ataques del 11-S, no como Netanyahu había dicho, como una “casualidad afortunada para Israel”, sino como un ataque del Mossad en los Estados Unidos. En esa reunión, Harari también se atribuyó un papel en el atentado de Oklahoma. Según Khalezov, Harari le cortejaba para que se uniera a su grupo para una próxima operación, un ataque con bombas en Bali, previsto para 2002.

El 12 de octubre de 2002, un enorme artefacto explosivo devastó casi una milla cuadrada matando a 202 personas. Se culpó a un grupo islámico, no solo del atentado en Oklahoma City, sino también del 11 de Septiembre.

Khalezov dijo a los agentes del FBI que Harari decía que se usaron armas nucleares para derribar las torres gemelas el 11 de Septiembre. Harari también dijo que recibió un misil “tipo crucero”, un misil soviético “Granit” para el ataque al Pentágono, adquirido a través de Victor Bout, el “señor de la guerra” (interpretado por Nicholas Cage en la película del mismo nombre).

Bout, con domicilio en Bangkok, fue extraditado a los Estados Unidos junto con Harari y Khalezov sobre la base de una acusación secreta: el abastecimiento de un misil teledirigido usado para atacar el Pentágono el 11-S. Bout fue arrestado en Bangkok en 2008, poco después de la visita del FBI. Fue condenado oficialmente por suministrar armas a los rebeldes en Colombia, precisamente una actividad en la que Bout había estado involucrado en el nombre de la CIA, sus socios del comercio de armas durante muchos años.

Filtraciones

Hasta ahora, el informe inicial al congreso sobre la falsificación de Bush no puede considerarse como una filtración. Sólo Bush está acusado, los autores del 11-S siguen estando seguros, su identidad sigue siendo protegida, a pesar de las demandas del Congreso, por protocolos de seguridad mantenidos por el Presidente Obama.

Las “supuestas” filtraciones reportadas por Sperry en el Washington Post culpan a Bandar y a la inteligencia de Arabia Saudita por el 11-S. Sperry cita a la CIA como fuente pero, muy sospechosamente, parece estar tratando de desviar las posibles consecuencias en contra de Israel por si en breve se hiciera público el informe. La historia de Sperry, coordinada con los movimientos del AIPAC para ahogar la demanda del congreso para desclasificar el informe también puede ser una indicación de que la inteligencia israelí, como indica Khalezov, trabajó con Bush para planificar y ejecutar el 11-S.

Del artículo de Press TV: “Esta semana, los representantes del Congreso Stephen Lynch (D-MA) y Walter Jones (R-NC) han solicitado oficialmente una resolución del Congreso exigiendo al Presidente Obama desclasificar el Informe de Investigación del Congreso fuertemente redactado sobre el 11-S. A los dos representantes sólo se les había dado la autoridad, bajo “secreto de seguridad nacional” para leer las páginas censuradas del informe de 800 páginas que no se habían visto. Lo que ha quedado claro es que el presidente Bush era plenamente consciente de que ni Afganistán ni Irak habían participado en el 11-S y que la acción militar en contra de esas dos naciones se hizo para cubrir la participación de su gobierno en el 11-S, participación que incluyó el apoyo de agencias de inteligencia del extranjero. Los representantes, al revisar el informe, llegaron a la parte titulada “fuentes específicas de apoyo extranjero, una sección de 28 páginas que había sido “cortada” por la Casa Blanca por orden personal del Presidente Bush. En el informe original dado al Congreso, se estima que entre 5-10.000 palabras fueron omitidas de esta sección con una página tras otra con líneas de puntos en sustitución de texto”.

Esta es sólo la más reciente de las revelaciones de que el AIPAC ha logrado suprimir a base de presionar al Congreso y sus activos potentes en la prensa. Lo que es cada vez más claro es que muchos de los aliados del AIPAC en Washington tuvieron acceso al informe no censurado. Una administración entera, los líderes en el Congreso y el Pentágono, la CIA, la NSA y una docena de otras organizaciones, todos sabían lo que había en el informe del Congreso. Todos ellos mintieron a la Comisión del 11-S. Todos ellos ordenaron medidas para suprimir la libertad nacional y masacrar a cientos de miles de personas en todo el mundo, secuestrar y torturar a miles más, todo ello basado ​​en mentiras.

Dos países fueron prácticamente borrados del mapa por un capricho. A menudo escuchamos que se pregunta: “¿Cómo podrían estar involucrados miles en una conspiración tan atroz?” Ahora estamos listos para responder.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COLOMBIA,LA APUESTA DE LOS BARBAROS

COLOMBIA LA APUESTA DE LOS BARBAROS Por Jorge Luis Ubertalli Desde los “Pájaros” del Valle y Caldás, los “Aplanchadores” de Antioquia, los “Penca Ancha” de las sabanas de Sucre y la “Policía Chulavita” de Boyacá, engendrados en los años 50 del pasado siglo, los paramilitares colombianos, fuerza de choque de la reacción, apadrinados por los EE.UU. y aunados a las fuerzas represivas oficiales y a los grandes terratenientes devenidos en narcotraficantes, a las multinacionales petroleras y otros emprendimientos capitalistas legales o ilegales, se constituyeron en azote del pueblo. Hoy, guardias blancas como las “Aguilas Negras” y otros grupos, discípulos a su vez de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), conformadas a mediados del 90 por bandas paramilitares de los 32 departamentos de Colombia, recrean sus masacres y amenazas frente a la actualidad de paz y lucha política, forma principal de la lucha de clases, que se instala en el país. El proceso de pacificación de Colom…

1955, EL COMIENZO DE LA DESTRUCCIÓN NACIONAL

16 DE SEPTIEMBRE DE 1955, EL COMIENZO DE LA DESTRUCCIÓN NACIONAL
“No dejen que Argentina se convierta en potencia. 

Arrastrará tras ella a toda América Latina”

Winston Churchill 
Yalta 1945.

"La caída del tirano Perón en Argentina es la mejor reparación al orgullo del Imperio y tiene para mí tanta importancia como la victoria de la segunda guerra mundial, y las fuerzas del Imperio Inglés no le darán tregua, cuartel ni descanso en vida, ni tampoco después de muerto.

Winston Churchill
Discurso en la Cámara de los Comunes 1955.
¨...la Argentina había demostrado ante el mundo su asombrosa capacidad con alto grado de desarrollo industrial y avanzada tecnología, exhibida tan solo con la construcción de un avión a reacción - el “Pulqui”- convirtiéndose así en líder del Tercer Mundo.

Esto hacia que Argentina, con diez años más de gobierno PERONISTA se convertiría en el líder industrial de Iberoamerica, por ese motivo era necesario su derrocamiento.


Si Argentina mantuvo aun así,su alto nivel de ind…

Militantes del Peronismo Revolucionario uno por uno. por Roberto Baschetti,

militantes del peronismo revolucionario uno por uno SINIGAGLIA, Roberto Juan Carmelo.
Roberto era hijo de un ex cónsul italiano, oficial retirado del ejército de su país y fascista asumido públicamente. Inclusive de jovencito a él, no le disgustaba dicha mirada político-social del mundo y se apasionaba con su lectura preferida, los aforismos de Nietzsche. Pero en la vida todo cambia. En 1955, Roberto hizo el servicio militar obligatorio y un año más tarde dio su apoyo a la sublevación fallida del General Juan José Valle, lo que le valió un tiempo de persecución y cárcel. Y en ese momento de encarcelamiento, conoció a un militante peronista de fuste: César Marcos (ver su registro) que le hizo comprender las cosas, proporcionándole una lectura de la realidad, vista de una manera diferente a la que acostumbraba hasta entonces. Su amigo y compañero de militancia gremial, el Dr. Eduardo Luis Duhalde, da su semblante: “Roberto, por su parte, era un bohemio capaz de ver amanecer en una mesa d…