Ir al contenido principal

EL PLAN CONINTES Por Eva Rearte

EL PLAN CONINTES
Por Eva Rearte
La marchita se silbaba con provocadora picardía y las esquinas del centro se veían alteradas por actos relámpago de la incipiente JP, que reclamaba por el respeto a la voluntad popular y el regreso del líder.

La persecución al campo popular, y en forma particular a los peronistas, había comenzado con el bombardeo de la Plaza de Mayo en el ’55 y no se detendría.
Arturo Frondizi asume la presidencia en febrero del ’58 gracias al pacto con Perón. En él se convenía restablecer las conquistas populares en el campo económico y social, y levantar la proscripción política y sindical.

La fusiladora se presta a la normalización, pero no abdica respecto del poder real.

Los peronistas recobran la identidad amordazada, pero la amnistía se tornó selectiva; el salario es devorado por la inflación y surge la pelea por la laica en oposición a la libre.

En septiembre, la huelga general repudia los contratos petroleros.

Se alza el Frigorífico Lisandro de la Torre frente al negociado con la carne: ocupado por los trabajadores, son ferozmente reprimidos por tres mil efectivos al mando del tristemente recordado comisario Margaride.

El saldo es de 5200 trabajadores cesanteados.

Se agudiza la represión y con ello surgen nuevos modos de resistencia, producto del imaginario colectivo: corren chanchos por la calle Florida denostando al ministro Alvaro Alsogaray, estallan los rojizos buzones desparramando volantes que denuncian al régimen mentiroso.

El Plan Conintes, que Perón no aplicara en su segundo gobierno contra los que luego lo derrocan, adquiere vigencia cuatro años después.

Las cárceles de todo el país se pueblan de resistentes.

Las familias descabezadas hacen tramas solidarias para el cuidado de los hijos, se ligan en la búsqueda de abogados y la asistencia en la salud.

Los asaltos a la petrolera Shell marcan coherencia en la lucha y dan alimento, techo y abrigo a los diezmados por cesantías, exilios y encarcelamientos.

Muchos de ellos crecen con las luchas populares y son víctimas del genocidio del ’76/’82. Otros mueren en condiciones de misérrima pobreza.

Los pocos sobrevivientes hace más de 15 años que claman y exigen ante todos los gobiernos el reconocimiento histórico merecido por haber regado la Patria de sueños y prácticas de libertad, entendiendo que el bienestar individual lo es con relación a la existencia del bienestar de todos.

Este 16 de marzo se cumplen 47 años del nefasto Plan de Conmoción Interna.

La deuda de honor aún está vigente.

ER/

www.pagina12.com.ar 

Eva Rearte es hija del gran dirigente peronista Gustavo Rearte, fundador de la Juventud Revolucionaria Peronista, muy importante dirigente de la primera y segunda resistencia peronista que lucho para traer aPeron al país, durante los 18 años de su forzado exilio, y en particular en los años 1964 y 1972.

N&P: El Correo-e de la autora es Eva Rearte evarearte@sprredy.com.ar


Comentarios

Entradas populares de este blog

COLOMBIA,LA APUESTA DE LOS BARBAROS

COLOMBIA LA APUESTA DE LOS BARBAROS Por Jorge Luis Ubertalli Desde los “Pájaros” del Valle y Caldás, los “Aplanchadores” de Antioquia, los “Penca Ancha” de las sabanas de Sucre y la “Policía Chulavita” de Boyacá, engendrados en los años 50 del pasado siglo, los paramilitares colombianos, fuerza de choque de la reacción, apadrinados por los EE.UU. y aunados a las fuerzas represivas oficiales y a los grandes terratenientes devenidos en narcotraficantes, a las multinacionales petroleras y otros emprendimientos capitalistas legales o ilegales, se constituyeron en azote del pueblo. Hoy, guardias blancas como las “Aguilas Negras” y otros grupos, discípulos a su vez de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), conformadas a mediados del 90 por bandas paramilitares de los 32 departamentos de Colombia, recrean sus masacres y amenazas frente a la actualidad de paz y lucha política, forma principal de la lucha de clases, que se instala en el país. El proceso de pacificación de Colom…

1955, EL COMIENZO DE LA DESTRUCCIÓN NACIONAL

16 DE SEPTIEMBRE DE 1955, EL COMIENZO DE LA DESTRUCCIÓN NACIONAL
“No dejen que Argentina se convierta en potencia. 

Arrastrará tras ella a toda América Latina”

Winston Churchill 
Yalta 1945.

"La caída del tirano Perón en Argentina es la mejor reparación al orgullo del Imperio y tiene para mí tanta importancia como la victoria de la segunda guerra mundial, y las fuerzas del Imperio Inglés no le darán tregua, cuartel ni descanso en vida, ni tampoco después de muerto.

Winston Churchill
Discurso en la Cámara de los Comunes 1955.
¨...la Argentina había demostrado ante el mundo su asombrosa capacidad con alto grado de desarrollo industrial y avanzada tecnología, exhibida tan solo con la construcción de un avión a reacción - el “Pulqui”- convirtiéndose así en líder del Tercer Mundo.

Esto hacia que Argentina, con diez años más de gobierno PERONISTA se convertiría en el líder industrial de Iberoamerica, por ese motivo era necesario su derrocamiento.


Si Argentina mantuvo aun así,su alto nivel de ind…

Militantes del Peronismo Revolucionario uno por uno. por Roberto Baschetti,

militantes del peronismo revolucionario uno por uno SINIGAGLIA, Roberto Juan Carmelo.
Roberto era hijo de un ex cónsul italiano, oficial retirado del ejército de su país y fascista asumido públicamente. Inclusive de jovencito a él, no le disgustaba dicha mirada político-social del mundo y se apasionaba con su lectura preferida, los aforismos de Nietzsche. Pero en la vida todo cambia. En 1955, Roberto hizo el servicio militar obligatorio y un año más tarde dio su apoyo a la sublevación fallida del General Juan José Valle, lo que le valió un tiempo de persecución y cárcel. Y en ese momento de encarcelamiento, conoció a un militante peronista de fuste: César Marcos (ver su registro) que le hizo comprender las cosas, proporcionándole una lectura de la realidad, vista de una manera diferente a la que acostumbraba hasta entonces. Su amigo y compañero de militancia gremial, el Dr. Eduardo Luis Duhalde, da su semblante: “Roberto, por su parte, era un bohemio capaz de ver amanecer en una mesa d…