Ir al contenido principal

Imperialismo y guerra por Juan J. Paz y Miño Cepeda

El imperialismo contemporáneo vuelve a amenazar con un nuevo reparto del mundo. Se fundamenta, además, en el carácter cada vez más agresivo y totalitario que adquiere el neoliberalismo, que busca imponer, como único, el modelo de economías con mercado libre, empresas privadas y privatizaciones del Estado, para que rija los destinos de la humanidad, pese a quien le pese.

Juan J. Paz y Miño Cepeda / El Telégrafo

A inicios de la década de 1980 se discutía si continuaban vigentes los cinco rasgos del imperialismo esbozados por V.I. Lenin (1870-1924): formación de monopolios, dominio del capital financiero, exportación de capitales, asociación de capitalistas para repartirse el mundo y fin del reparto del mundo. Algunos investigadores creían que el quinto rasgo dejaba de actuar, pues la humanidad aparentemente caminaba a la ‘convivencia pacífica’ entre capitalismo y socialismo.

Con el derrumbe del socialismo y el triunfo de la globalización, desde 1990 se volvió caduco hablar de imperialismo, concepto que se consideraba recluido a las filas de viejos leninistas. Negri y Hardt llegaron al absurdo de sostener que se había sustituido imperialismo por ‘imperio’ y lucha de clases por acción de ‘muchedumbres’.

Pero el siglo XXI ‘revivió’ el término ante una serie de continuados fenómenos: la hegemonía unipolar de EE.UU.; la convergencia de sus intereses con las potencias de Europa occidental; las nuevas guerras sobre Estados y regiones para controlar recursos y principalmente petróleo; el recrudecimiento de agresiones, intervenciones o desestabilizaciones en otros países; el apoyo a negociados como el de ‘fondos buitre’ sobre Argentina; la escandalosa masacre de palestinos en Gaza, etc. Hay crecientes amenazas sobre Rusia y China, que han provocado claras advertencias de altos funcionarios y la toma de previsiones militares, para enfrentar una posible tercera guerra mundial.

El imperialismo contemporáneo vuelve a amenazar con un nuevo reparto del mundo. Se fundamenta, además, en el carácter cada vez más agresivo y totalitario que adquiere el neoliberalismo, que busca imponer, como único, el modelo de economías con mercado libre, empresas privadas y privatizaciones del Estado, para que rija los destinos de la humanidad, pese a quien le pese.

En ese futuro amenazador, América Latina es otra región de la geoeconomía neoliberal, a la que inquietan los acercamientos con Rusia y China, el papel del grupo Brics, los nuevos esquemas de integración regional y, sobre todo, la existencia de gobiernos de nueva izquierda. En la región, repúblicas como Ecuador han proclamado ser países de paz. Pero, a diferencia de lo que ocurrió durante la I y II guerras mundiales, la posibilidad de la tercera, cada vez más analizada en el mundo académico, es seguro que convierta a América Latina en escenario directo de la que será una guerra biológica y atómica.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COLOMBIA,LA APUESTA DE LOS BARBAROS

COLOMBIA LA APUESTA DE LOS BARBAROS Por Jorge Luis Ubertalli Desde los “Pájaros” del Valle y Caldás, los “Aplanchadores” de Antioquia, los “Penca Ancha” de las sabanas de Sucre y la “Policía Chulavita” de Boyacá, engendrados en los años 50 del pasado siglo, los paramilitares colombianos, fuerza de choque de la reacción, apadrinados por los EE.UU. y aunados a las fuerzas represivas oficiales y a los grandes terratenientes devenidos en narcotraficantes, a las multinacionales petroleras y otros emprendimientos capitalistas legales o ilegales, se constituyeron en azote del pueblo. Hoy, guardias blancas como las “Aguilas Negras” y otros grupos, discípulos a su vez de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), conformadas a mediados del 90 por bandas paramilitares de los 32 departamentos de Colombia, recrean sus masacres y amenazas frente a la actualidad de paz y lucha política, forma principal de la lucha de clases, que se instala en el país. El proceso de pacificación de Colom…

1955, EL COMIENZO DE LA DESTRUCCIÓN NACIONAL

16 DE SEPTIEMBRE DE 1955, EL COMIENZO DE LA DESTRUCCIÓN NACIONAL
“No dejen que Argentina se convierta en potencia. 

Arrastrará tras ella a toda América Latina”

Winston Churchill 
Yalta 1945.

"La caída del tirano Perón en Argentina es la mejor reparación al orgullo del Imperio y tiene para mí tanta importancia como la victoria de la segunda guerra mundial, y las fuerzas del Imperio Inglés no le darán tregua, cuartel ni descanso en vida, ni tampoco después de muerto.

Winston Churchill
Discurso en la Cámara de los Comunes 1955.
¨...la Argentina había demostrado ante el mundo su asombrosa capacidad con alto grado de desarrollo industrial y avanzada tecnología, exhibida tan solo con la construcción de un avión a reacción - el “Pulqui”- convirtiéndose así en líder del Tercer Mundo.

Esto hacia que Argentina, con diez años más de gobierno PERONISTA se convertiría en el líder industrial de Iberoamerica, por ese motivo era necesario su derrocamiento.


Si Argentina mantuvo aun así,su alto nivel de ind…

Militantes del Peronismo Revolucionario uno por uno. por Roberto Baschetti,

militantes del peronismo revolucionario uno por uno SINIGAGLIA, Roberto Juan Carmelo.
Roberto era hijo de un ex cónsul italiano, oficial retirado del ejército de su país y fascista asumido públicamente. Inclusive de jovencito a él, no le disgustaba dicha mirada político-social del mundo y se apasionaba con su lectura preferida, los aforismos de Nietzsche. Pero en la vida todo cambia. En 1955, Roberto hizo el servicio militar obligatorio y un año más tarde dio su apoyo a la sublevación fallida del General Juan José Valle, lo que le valió un tiempo de persecución y cárcel. Y en ese momento de encarcelamiento, conoció a un militante peronista de fuste: César Marcos (ver su registro) que le hizo comprender las cosas, proporcionándole una lectura de la realidad, vista de una manera diferente a la que acostumbraba hasta entonces. Su amigo y compañero de militancia gremial, el Dr. Eduardo Luis Duhalde, da su semblante: “Roberto, por su parte, era un bohemio capaz de ver amanecer en una mesa d…