Ir al contenido principal

La Cámpora y una etapa que se abre

por Alejandro Mosquera 
El acto en Argentinos Juniors de la Cámpora marcó tres novedades que inciden en todo el escenario político nacional. En primer lugar lo evidente: el crecimiento de la agrupación juvenil, la masividad militante la muestra como uno de los dispositivos importantes del kirchnerismo. La segunda novedad es el cierre del acto a cargo de Máximo Kirchner, quien no solo con algunos tics nos recordó a Néstor, sino también ubicando la fuerza transformadora en el pueblo cuando asume un proyecto colectivo y no apellidos o candidaturas salvadoras. Sin embargo, el hecho principal es la proclama de irreversible que presidió el acto unido al crecimiento movilizador y la presencia como dirigente de Máximo.
Y aquí el mensaje se acompleja y gana en importancia. Por un lado se ponen en el centro las conquistas de la década y la proclama, en realidad, habla no tanto de su irreversibilidad sino de la decisión de su defensa. Y que el actor es el pueblo, la militancia en el llano o en el gobierno, en la función pública o en la calle. Se constituye en un mensaje hacia las propias filas, también hacia los candidatos y fuerzas políticas.
Los meses próximos traerán una pulseada muy fuerte entre quienes defienden las políticas de inclusión, de presencia estatal en la economía, de expansión de derechos y quienes buscan crear las condiciones para que el próximo gobierno lleve adelante un ajuste vía devaluación y achicamiento del gasto, que elimine impuestos al poder económico, abarate la mano de obra y restrinja el papel del Estado a garantizar sus ganancias. La hipótesis central para lograr los objetivos del poder concentrado es que el gobierno llegue hecho jirones para extirpar la experiencia del kirchnerismo. Para que signifique una singularidad irrepetible, el error del sistema que hay que extraer para que todo funcione a favor de sus intereses.
En el acto camporista la etapa de transformación de Argentina no se mide en el cortoplascismo, sino como estrategia de toda una época con algo de sensibilidad generacional que siente que tiene tiempo. Máximo incluyó un párrafo en su discurso donde señaló que si vencían a Cristina “…nosotros volvemos a la calle para reconstruir una fuerza política, para volver a gobernar Argentina en los próximos años”.
Y aquí una segunda definición importante, el kirchnerismo no termina en el 2015, se prepara para volver al gobierno.
En síntesis, volver a ganar las calles y forjar la defensa del gobierno de Cristina, si pos 2015 se vuelve al pasado neoliberal se va a resistir desde el llano, el FPV es una fuerza amplia que no se reduce a Unidos y Organizados y que el kirchnerismo se proyecta hacia el futuro.


Un buen acto, se notó en sus dirigentes la emoción de haber cumplido una etapa y que se está construyendo la próxima.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COLOMBIA,LA APUESTA DE LOS BARBAROS

COLOMBIA LA APUESTA DE LOS BARBAROS Por Jorge Luis Ubertalli Desde los “Pájaros” del Valle y Caldás, los “Aplanchadores” de Antioquia, los “Penca Ancha” de las sabanas de Sucre y la “Policía Chulavita” de Boyacá, engendrados en los años 50 del pasado siglo, los paramilitares colombianos, fuerza de choque de la reacción, apadrinados por los EE.UU. y aunados a las fuerzas represivas oficiales y a los grandes terratenientes devenidos en narcotraficantes, a las multinacionales petroleras y otros emprendimientos capitalistas legales o ilegales, se constituyeron en azote del pueblo. Hoy, guardias blancas como las “Aguilas Negras” y otros grupos, discípulos a su vez de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), conformadas a mediados del 90 por bandas paramilitares de los 32 departamentos de Colombia, recrean sus masacres y amenazas frente a la actualidad de paz y lucha política, forma principal de la lucha de clases, que se instala en el país. El proceso de pacificación de Colom…

Militantes del Peronismo Revolucionario uno por uno. por Roberto Baschetti,

militantes del peronismo revolucionario uno por uno SINIGAGLIA, Roberto Juan Carmelo.
Roberto era hijo de un ex cónsul italiano, oficial retirado del ejército de su país y fascista asumido públicamente. Inclusive de jovencito a él, no le disgustaba dicha mirada político-social del mundo y se apasionaba con su lectura preferida, los aforismos de Nietzsche. Pero en la vida todo cambia. En 1955, Roberto hizo el servicio militar obligatorio y un año más tarde dio su apoyo a la sublevación fallida del General Juan José Valle, lo que le valió un tiempo de persecución y cárcel. Y en ese momento de encarcelamiento, conoció a un militante peronista de fuste: César Marcos (ver su registro) que le hizo comprender las cosas, proporcionándole una lectura de la realidad, vista de una manera diferente a la que acostumbraba hasta entonces. Su amigo y compañero de militancia gremial, el Dr. Eduardo Luis Duhalde, da su semblante: “Roberto, por su parte, era un bohemio capaz de ver amanecer en una mesa d…

El HONOR ACRIBILLADO

Atilio López: El honor acribillado
Por Juan Carlos Giuliani. Secretario de Comunicación y Difusión de la CTA

El 16 de septiembre de 1974 el dirigente sindical y ex vicegobernador de Córdoba, Atilio López, era cobardemente asesinado por los sicarios de la Triple A. Lo acribillaron con 132 disparos incrustrados en el cuerpo de un hombre digno y honorable, condenado por su lucha consecuente a favor de la causa nacional y popular. Tanta furia criminal sólo se explica en la necesidad de instalar el terror como política de subordinación a la estrategia de los grupos de poder que aguardaban agazapados el momento oportuno para terminar con el gobierno títere de Isabel y López Rega. El asesinato se produjo el día en el que se recordaba el decimonoveno aniversario de la llamada "Revolución Libertadora", que derrocó a Perón y dio inicio a 18 años de proscripción del peronismo.

El "Negro" Atilio ganó la consideración de los trabajadores cuando, actuando en el peronismo d…