Ir al contenido principal

"Nacimos para vencer no para ser vencidos" por Claudio Fernandez


Como cada año a comienzos de octubre, el poblado campesino de casas miserables de adobe y paja se llena de turistas y peregrinos que recorren el último lugar de América que vio con vida al mítico guerrillero, reseñó la agencia de noticias Prensa Latina.

Se trata de un caserío enclavado en una especie de valle rodeado de montañas de vegetación espesa, que hace 46 años se convirtió en uno de los lugares de referencia para la izquierda latinoamericana como eventual núcleo de origen de lo que sería una gran revolución continental.

Hoy, casi medio siglo después, los habitantes de La Higuera han creado una especie de culto profano a la imagen del guerrillero, a quien consideran un santo y le ruegan por milagros, le ofrecen flores y le encienden velas.

Delegaciones de Cuba y Argentina, entre ellas el hermano menor de Guevara, Juan Martín, acudirán hoy al poblado para realizar un acto de recordación en una vieja escuelita que todavía se conserva como sitio de culto.

Muchos de los pobladores de La Higuera recuerdan aquel día de 1967, y algunos hasta cobran por contar la historia, pero todos son conscientes de que desde aquel 9 de octubre, nada volvió a ser igual en ese caserío al sudeste de Bolivia.

Julia Cortez, una maestra jubilada, dice que ella fue la última en ofrecerle un plato de comida al Che, una sopa de maní, y hasta recuerda que él le reprochó que, siendo maestra, hubiera escrito ángulo sin tilde en el pizarrón de la escuela.

Guevara fue herido de bala en su pierna izquierda y tomado prisionero en el combate de Quebrada del Churo, y trasladado a la escuela de La Higuera, donde fue asesinado a sangre fría por un militar boliviano.

El verdugo de Guevara, el exsargento Mario Terán, relató a su ministro del Interior, Antonio Arguedas, cuáles fueron las últimas palabras del guerrillero: "¡Serénese y apunte bien! ¡Va usted a matar a un hombre!".

Terán contó que quedó estremecido por esas palabras, dio un paso atrás, hacia el umbral de la puerta, cerró los ojos y disparó la primera ráfaga.                     

____________________________________________________

HOMENAJE A ERNESTO CHE CHUEVARA.

09 de Octubre de 2014 
Ariel Basteiro, Tristán Bauer, Daniel Filmus y Carlos López representaron a la Argentina en el acto A 47 años de su asesinato, homenajean al Che en Bolivia 
Una placa con la firma de Cristina ya ocupa un lugar en Vallegrande, donde se fueron encontrados los restos de Guevara. 
Por  Martin Piqué 

A 47 años de su asesinato, homenajean al Che en Bolivia "Patriota Latinoamericano de la Patria Grande" - Así llamó Cristina Fernández al Che en la placa que envió a Vallegrande. El gesto que faltaba –el reconocimiento de su país natal, del que el homenajeado nunca renegó sino más bien lo contrario– se concretó finalmente ayer. A través de una placa firmada por la presidenta Cristina Fernández, "en nombre del pueblo argentino", la Casa Rosada dejó testimonio de su homenaje a Ernesto Guevara, uno de los argentinos más conocidos de la historia del siglo XX. Al cumplirse 47 años del asesinato de Guevara en la tristemente célebre escuelita de La Higuera, el embajador argentino en Bolivia, Ariel Basteiro, junto al titular de Radio y Televisión Argentina, el cineasta Tristán Bauer, quien dirigió un muy elogiado documental sobre el guerrillero que combatió en Cuba, en el Congo y en Bolivia ("Che, un hombre nuevo"), encabezaron un acto en el que se rindió homenaje al comandante victorioso que abandonó los cargos en su esfuerzo por extender la revolución.

La placa rubricada por Cristina describe al Che como "un patriota latinoamericano de la Patria Grande". Ayer por la mañana, en el marco de la visita de los funcionarios argentinos a la ciudad de Vallegrande (a 241 kilómetros de Santa Cruz de la Sierra, cabecera de un departamento en el Oriente boliviano), la lámina de bronce fue instalada en el Memorial levantado sobre la fosa común en la que fueron hallados los cuerpos de varios guerrilleros. Los restos del Che y de otros seis combatientes fueron ubicados en ese descampado, que en 1967 era una pista de aterrizaje, a mediados de 1997, tras un largo período de búsqueda. Guevara, como se sabe, fue asesinado en el paraje de La Higuera con una ráfaga de ametralladora.

El homenaje al Che por parte del Estado argentino comenzó con la llegada a Vallegrande del embajador Basteiro, Bauer y otros funcionarios del Ejecutivo, como el secretario de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas de la Cancillería, Daniel Filmus; y el secretario adscripto de Asuntos Especiales de la Presidencia de la Nación, Carlos López, representante de UNASUR para la elección presidencial del domingo en la que Evo Morales se juega la reelección. La comitiva que viajó desde Buenos Aires incluía también al músico y cantante León Gieco, quien anoche realizó un concierto dedicado a Guevara en una pequeña sala de Vallegrande, ante un público de aproximadamente 200 personas.

Al momento de colocar la placa sobre la pared cercana al hueco en el que en 1997 fue hallada la fosa común con los restos humanos, los funcionarios presentes hicieron breves discursos.

"La lucha de hoy es la continuación de aquella comenzada por el guerrillero", aseguró Bauer. "El momento que vive Latinoamérica tiene mucho que ver con la aparición de presidentes como Cristina, Evo y Chávez", dijo Filmus. "Los pueblos y sus gobernantes siguen planteando la misma lucha", subrayó López. Militante socialista desde su juventud, Basteiro encontró puntos de contacto entre el reciente discurso de la presidenta en las Naciones Unidas y la exposición que realizó el propio Guevara en ese mismo foro, pero en el año 1964, que incluyó fuertes cuestionamientos a las potencias capitalistas, sobre todo a Estados Unidos. Ayer, además de las palabras de los visitantes, se proyectó el documental de Bauer.

Tras participar del homenaje y mientras volaba a La Paz para cumplir con su tarea de observador electoral, López destacó "la sobriedad" con la que está resguardado el predio en el que apareció el cuerpo del Che. "Es un lugar muy fuerte. Estar ahí significó una emoción muy intensa. Y todos rescatamos que lo que buscaba el Che, el objetivo de una Latinoamérica mejor, pudo ser encontrado varias décadas después con los presidentes que tenemos ahora en la región", aseguró López en diálogo con Tiempo Argentino. En cierto modo anfitrión, también Basteiro comentó sus impresiones desde Vallegrande. "En el lugar en el que está la fosa común hay fotos de todos los caídos, con placas de Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador. Pero esta es la primera placa que ponemos los argentinos, y la firma Cristina Fernández de Kirchner. Mañana (por hoy) vamos a ir hasta La Higuera, hasta la escuelita, donde hay un busto muy grande en homenaje al Che que levantaron los propios pobladores, que lo llaman San Ernesto de la Higuera", contó Basteiro a este diario.

"calica" y el "che" 
Carlos "Calica" Ferrer participará hoy de la 10ª edición de la Feria del Libro de Alta Gracia, donde se le realiza un homenaje a Ernesto Che Guevara, quien vivió en la ciudad cordobesa durante once años. "Calica" fue su amigo durante la infancia, la adolescencia y los primeros años de la juventud. El Argentino Córdoba
Fuente:TiempoArgentino

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cristina Fallaras: "La verdadera historia de Rodrigo Rato" (el final te ...

Agustín Rossi "para el recuerdo"

Agustín Rossi "para el recuerdo"