Ir al contenido principal

Murió el escritor Abelardo Castillo El narrador y dramaturgo falleció a los 82 años. Fue el fundador de la revista “El escarabajo de oro





El novelista, cuentista, dramaturgo y ensayista, Abelardo Castillo, murió hoy a los 82 años en la ciudad de Buenos Aires, a causa de una infección intestinal que le aquejó luego de una cirugía a la que se había sometido en las últimas semanas.
Además de ser uno de los principales referentes de la literatura argentina, Castillo se se destacó como formador de escritores y su compromiso político y social al fundar El Grillo de Papel, que luego se llamó El Escarabajo de Oro, una revistas literaria que se editó entre 1959 y 1974.
El escritor realizó varias colaboraciones periodísticas y también se dedicó a la dirección de talleres de creación literaria. Fue autor de novelas como "El que tiene sed" y "Crónica de un iniciado" y de obras de teatro como "Israfel"









En 1961 obtuvo el premio Casa de las Américas por los cuentos de Las otras puertas, género que continuó con Cuentos crueles (1966), Los mundos reales (1972), Las panteras y el templo (1976), El cruce del Aqueronte (1982), Las maquinarias de la noche (1992) y Cuentos completos (1998).
Es considerado un autor de gran importancia en la segunda mitad del siglo XX en el país. Consideraba que el escritor es ante todo "un inmoderado por naturaleza, un rebelde".
Su narrativa trascendió de un realismo existencial y comprometido social y políticamente a una mayor estilización que lo acerca al expresionismo. Sus argumentos colocan a menudo a los personajes en situaciones límite envueltas en un denso fatalismo. Consideraba a Edgar Allan Poe y Jorge Luis Borges como sus referentes.
Nació en Buenos Aires, el 27 de marzo de 1935,  San Pedro, un lugar de gran importancia para él. Vivió allí hasta los diecisiete años y en 1952 regresó a la Capital. Su obra fue traducida a 14 idiomas, entre ellos el inglés, francés, italiano, alemán, ruso y polaco.

Comentarios

  1. Tuve el honor de charlar con abelardo en medio de la humareda de su pipa con fuerte olor a tabaco cubano ,una vez en la biblioteca rafael obligado de San Pedro y otra vez en su casa de Buenos Aires.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cristina Fallaras: "La verdadera historia de Rodrigo Rato" (el final te ...

El Espejo Retrovisor por Gustavo Campana - Low Cost

Agustín Rossi "para el recuerdo"